El diario electrónico Sin Embargo, publicó el 14 y 15 de febrero una reseña sobre la manera como la policía veracruzana desaparecía jóvenes, a los cuales detenía sin razón alguna, se los llevaba y jamás volvían a aparecer.

Con base en investigaciones de la Fiscalía del Estado, se relatan los casos uno por uno, perpetrados por los grupos policiacos llamados Fuerza de Reacción y Fuerza Especial, mismos que actuaban coordinadamente, uno para detener y el otro para desaparecer a víctimas inocentes, muchos de ellos menores de edad, sin que hubiera denuncias ni órdenes de aprehensión.

Ninguno de estos jóvenes fue llevado ante un juez o agencia del Ministerio Público. De todos ellos no se ha vuelto a conocer su ubicación. Los 15 se encuentran en calidad de desaparecidos, señala el reportaje, presentado en dos partes.

Hasta 14 policías participaban en las detenciones, se da cuenta y como común denominador se tiene que todos fueron llevados a la Academia de Policía de El Lencero, de donde jamás salieron.

Como referente, se cita el caso de Héctor Jesús Hoyos Barradas, de 16 años de edad, detenido el 6 de abril de 2013, poco antes de las 11 de la mañana, sobre la carretera Xalapa- Perote, en la localidad de El Rosario, municipio de Rafael Lucio, Veracruz. Elementos de la Fuerza de Reacción, al mando del comandante Manuel Trujillo Rivera, registraron al joven tras considerar que mostraba una “actitud sospechosa” y supuestamente le encontraron un teléfono.

De acuerdo con una tarjeta informativa interna firmada por el referido mando policiaco, dicho teléfono contenía información que hacía “sospechar” que colaboraba con el crimen organizado. Como respuesta a su tarjeta informativa, Trujillo recibió la orden de poner al menor a “disposición correspondiente”. Lo anterior no significaba llevarlo a una agencia del Ministerio Público (MP), sino entregarlo a elementos del grupo Fuerza Especial de la SSP, una agrupación de élite sin reconocimiento oficial, compuesta en su mayoría por ex militares y bajo mando directo de Arturo Bermúdez.

La entrega de Héctor  se hizo debajo del puente “Las Trancas”, poco después de la medianoche del 7 de abril. Los elementos de la Fuerza Especial llegaron en tres patrullas y se lo llevaron. Desde ese día no se ha vuelto a saber nada sobre el paradero de Héctor.

En este caso como en todos los demás, la Fiscalía subraya que no existe Informe Policial Homologado o registro legal alguno de la detención del menor, ocultándola así del MP y del Poder Judicial. Lo que sí existe son las tarjetas informativas internas que corroboran lo sucedido.

En condiciones muy similares ocurrieron las desapariciones de José de Jesús Martínez del Ángel, de 21 años, detenido el 28 de abril de 2013,  a las cuatro de la tarde, en la carretera federal Xalapa – Perote, a la altura de un puente peatonal en Banderilla, Veracruz; Alberto Huerta Acosta, de 23 años, detenido en plena Avenida Xalapa, a las afueras de la sede de la Secretaría de Finanzas del estado; José Ulises Martínez Fernández, de 30 años, detenido en las inmediaciones del edificio de la Secretaría de Finanzas; Jorge Leal Amaro y Liberio Hoyos Castañeda, ambos de 20 años, detenidos sobre la carretera Jilotepec-Naolinco, a la altura de Coacoatzintla.

Una tarde de mayo del 2013, la policía estatal de Veracruz desplegó a un grupo de 14 elementos fuertemente armados del grupo especial Fuerza de Reacción para detener a una estudiante de bachillerato de 17 años de edad, quien se encontraba afuera de su escuela, sin cometer delito alguno. Nunca más se volvió a saber de ella.

Otros nombresson los de:  Uriel Hernández Vega, de 18 años de edad, detenido sobre la carretera que conecta el municipio de Banderilla con Jilotepec, y que colinda con Xalapa; Bibiana Hernández Moguel, de 17 años, interceptada mientras se encontraba sentada afuera de la escuela donde estudiaba en el municipio de Banderilla; Antonio Morales Marín, de 22 años, detenido al igual que en otros casos sobre la avenida Xalapa, en el exterior del edificio de la Secretaría de Finanzas y Planeación del Gobierno de Veracruz; Héctor Campos Cornelio y Cecilia de la Cruz Luján, de 16 y 17 años, respectivamente, fueron interceptados  sobre la carretera Banderilla-Jilotepec a la altura de una gasolinera.

Los menores fueron trasladados primero a la zona conocida como Sumidero, donde Cecilia fue ingresada a una patrulla en la que, según la imputación de la Fiscalía estatal, varios elementos abusaron sexualmente de ella. El vehículo fue cubierto con un impermeable para que no se apreciara desde la distancia lo ocurrido.

INFORMACIÓN COMPLETA EN:

https://www.animalpolitico.com/2018/02/duarte-policia-jovenes-desaparecidos/

https://www.animalpolitico.com/2018/02/duarte-policia-jovenes-desaparecidos/