Sociedad 3.0

Abogados litigantes denuncian las irregularidades que comete la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Estado de Veracruz, al declararse incompetente en relación con los juicios interpuestos contra los organismos públicos descentralizados del Estado que han despedido trabajadores, mientras que saca de los juicios a los codemandados, que son los servidores públicos.

Las acciones de la Junta, presidida por María de la Paz Solís, tienen el evidente propósito de dilatar los juicios hasta por varios años, con la finalidad de que tanto los trabajadores afectados como los abogados que los patrocinan, se desesperen y abandonen los litigios, ante los cientos de despidos que ha realizado el gobierno del Estado, aseveran los togados.

En el caso de la incompetencia para conocer de los asuntos relacionados con los organismos públicos descentralizados, los postulantes tienen necesidad de interponer un amparo indirecto que tarda por lo menos medio año en ser resuelto, luego es regresado el asunto para que se reponga el procedimiento y, si es turnado al Tribunal Estatal de Conciliación, pasaron ya dos años en que tiene que empezarse desde cero.

Por lo que respecta a omitir a los codemandados, que son los servidores públicos que tomaron la decisión de despedir, la Junta argumenta que el demandado debe ser sólo el ente público, no la persona física. Esto implica tener que interponer un amparo directo, con los mismos efectos negativos de dilación que en el primer caso citado.

Los abogados quejosos denuncian además las actitudes soberbias de la señora María de la Paz Solís y la desestabilización a la que ha sometido a las Juntas al hacer movimientos caprichosos en las Juntas 5 y 6 y mantener tratos diferenciados para actores, proyectistas y presidentes, movimientos que tienen como propósito desestabilizar la Junta, al grado de despedir a servidores públicos y con ello contribuir a la dilación de los asuntos jurisdiccionales que de por sí son prolongados.

En declaraciones a la prensa este lunes, la secretaria del Trabajo Previsión Social y Productividad, Silvia Edith Mota Herrera, reconoció un rezago de al menos 19 mil expedientes en el periodo que del 2000 al 2016.

Otro aspecto mencionado por los litigantes es el nepotismo e influyentismo en el área laboral, porque la presidenta de la Junta mantiene a su hermana gemela María Guadalupe en el área de recursos materiales de esa entidad y es comadre de la secretaria del Trabajo.

María de la Paz y Silvia Edith Mota son comadres, una presidenta de la Junta de Conciliación y la otra secretaria del Trabajo.