El colectivo “Podemos Juntos” recibe del INE un golpe fenomenal al descubrir que 14 de sus asociados, aspirantes a diputados federales por la vía Independiente, han presentado firmas de adhesión apócrifas; esta anomalía deja sin oportunidad alguna a los concursantes y a “Podemos Juntos” con la credibilidad a ras de piso. ¿Qué tipo de diputado resultaría de este hibrido mitad fraude, mitad independiente? La interrogante provoca escalofríos, porque se requiere de mucha ingenuidad para suponer un INE desprevenido contra estos timos, y a la vez revela el grado de improvisación de quienes en México aspiran a ser “políticos”.