Contraesquina Política

Fernando Martínez Plascencia

 

Pepe Yunes: Las malas compañías y el nulo apoyo federal pueden llevarlo a la derrota

A ver, lo que hoy sabemos es que Miguel Ángel Yunes Linares no ha podido con el paquete de la inseguridad, y esto no es nada nuevo. Lo percibimos desde el principio de su gestión, desde los primeros seis meses que pidió…y así llegó el primer año… y seguimos de mal en peor. Su sapiencia y experiencia en el tema ha quedado reducido a cenizas. Ha sido un verdadero fracaso. Es la realidad.

Sí, un año, y nada ha cambiado, bueno, sí, ahora estamos peor que cuando estaba el corrupto Javier Duarte de Ochoa, hoy recluido en una cárcel de la ciudad de México.

Se supone que uno de los propósitos fundamentales de la alternancia de este gobierno que encabeza Miguel Ángel Yunes Linares, era devolver la tranquilidad y la paz al pueblo, y que justamente era la demanda más sentida de la sociedad veracruzana. Pero eso no ha pasado hasta el día de hoy, y parece que no pasará durante los próximos años.

Para mayo del 2017, era a todas luces demostrable la incapacidad de este mal gobierno en sus primeros seis meses, por disminuir los altos índices delictivos que el Sistema Nacional de Seguridad daba a conocer, ubicando a nuestro estado como uno de los más inseguros.

Pese a todo ello, en su primer año, nunca ha pensado en hacer cambios en el área de la Secretaría de Seguridad Pública, allí donde está el inútil de Jaime Téllez Marie, que no da una desde el inicio de este mal gobierno de dos años, y que faltando escasamente diez meses para terminar, sigue dando palos de ciego. Igual pasó con Javier Duarte, jamás quiso hacer algún cambio en la Secretaría de Seguridad Pública, donde el titular era Arturo Bermúdez Zurita, hoy preso en el penal de Pacho Viejo, acusado, no solo de enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y otras lindezas de corrupción, sino que ha sido vinculado a proceso por Desaparición Forzada, así de ese tamaño la complicidad entre el gobernador de la prosperidad, y su secretario de seguridad, y tal, parece que Miguel Ángel Yunes no quiere escuchar los reclamos del cambio de titular que ha sido un cero a la izquierda. Igual que Javier Duarte, Miguel Ángel Yunes contesta que Jaime Téllez Marie es su amigo, y primero se va él antes que su secretario. Qué barbaridad.

Los primeros doce meses ubican a Veracruz como uno de los más violentos e inseguros, por encima de los peores índices que arrastró en su gobierno Javier Duarte de Ochoa. Los secuestros hasta el día son, espeluznantemente cotidianos, pero MAYL sigue diciendo que estos han disminuido. El sur no escapa a ello, y escuchamos y leemos diariamente que estos, es decir, los secuestros se siguen cometiendo.

Por lo que hace a las ejecuciones, ya ni se diga. Estos últimos días han sido cruentos, al más viejo estilo de las mafias sicilianas. La boca del mandatario estatal escupe que no debemos preocuparnos, que es entre delincuentes y que no debemos temer por nada, que se matan entre ellos. Que es normal lo que pasa entre bandas rivales. Que ahora nos convirtamos en ciegos, sordos y mudos, para no ver, no escuchar y no hablar. Así, de ese tamaño un primer año que sigue agravándose, sin que exista la humildad de pedir la intervención de un Comisionado en Seguridad para que se haga cargo de un área tan importante, en la que no se ve ni a corto, ni mediano ni a largo plazo alguna solución a la enorme inseguridad que todos los días padecemos.

Coatzacoalcos y sus alrededores está bañado en sangre, día y noche suceden las ejecuciones, y ante ello, lo único que se le ocurrió a este mal mandatario es instruir al ineficiente Secretario de Seguridad Pública, Jaime Téllez Marie, que pernocte unos cuantos días en esta ciudad, quien quite y su sola presencia ahuyente a los malosos. Hummmmmm.

El gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares ha sido una verdadera decepción, aquí lo hemos dicho, es un gobierno que se escudó en falsas promesas para hacerse del poder, pero que nunca tuvo la intención de cambiar verdaderamente el infierno de los dos sexenios pasados.

Lo que vemos en Miguel Ángel Yunes Linares es la maldita ambición del poder por el poder, es la satisfacción simple, la sed egoísta del ego, el hambre de venganza, de dominar, es la actitud más ruin del gobernante, del ser humano en su bajeza más primitiva.

A MAYL se le eligió para que gobernara, no para que busque perpetuarse en el poder a través de su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez, quien hoy es el candidato del PAN-PRD-MC, y con el cual busca eternizarse en Veracruz, haciendo de este estado una burla a la democracia.

Miguel Ángel Yunes Linares tiene convertido a Veracruz, más allá de la inseguridad, la violencia, el desempleo, la falta de transparencia y rendición de cuentas, en un verdadero desastre, y desorden.

Nos ha traído del tingo al tango, ni él mismo se entiende, tal parece que llegó a su límite. Si no fuera por las reuniones del grupo de coordinación Veracruz, que él encabeza cada fin de semana entre las diversas fuerzas policiacas federales, estatales, y militares, diríamos que no tenemos gobernador.

La inseguridad parece que no tiene solución en manos de este mal gobernante, pero eso no es todo. En el colmo de arrebatar el poder al costo de lo que sea para satisfacer su mezquina ambición, lucra, incluso, con la necesidad del más pobre, de aquel que necesita una despensa, de arroz, de frijol, de un litro leche, aunque sea en mal estado. Miguel Ángel Yunes Linares se aprovecha de que Veracruz es uno de los estados que tiene más del 65 por ciento de niñas, niños, y adolescentes en situación de pobreza, y de marginación, para mover los programas sociales hacia dónde están esos padres de familia que no tienen para alimentar a sus hijos, para condicionar, comprometer el voto, con cada ayuda que otorga.

Son millones que viven en condiciones de pobreza, ahí está centrando su triunfo electoral.

Es la estrategia del hambre. Tiene el fiel de la balanza en sus manos y hace sus cálculos; el crujir de las tripas, parecen ser la solución de aquí al primero de julio. No hay otra.

De su patrimonio ya ni se diga, de una u otra forma ha detenido cualquier investigación en su contra por el probable delito de enriquecimiento ilícito ante la PGR, y no es casualidad que esto suceda. Pese a que los senadores de la república exhortan a esta dependencia federal para que lo investigue, nada ha pasado. De acuerdo a la Ley General de Responsabilidades Administrativas, cuando un servidor público no declare lo que realmente tiene en su declaración de situación patrimonial, estaría incurriendo en enriquecimiento oculto, y esto es precisamente lo que ha hecho este señor; ocultar sus bienes.

El gobernador panista de Veracruz es el claro ejemplo de todo lo contrario a la transparencia, al combate a la corrupción, y a la impunidad que pregona, precisamente su candidato Ricardo Anaya.

En política no hay casualidades, todo es negociación. Algo ya se cocinó con lo que exige la bancada de senadores del PRI a la PGR. Es posible que MAYL salve el pellejo, pero tiene que inclinar una parte del electorado hacia el candidato presidencial del PRI, con esto se comprobaría que está dispuesto a sacrificar a Ricardo Anaya, a cambio de seguir viviendo en la impunidad, y…. en el poder.

Maniobra, y maniobra bien, hay que reconocerlo. Sí, porque de cara a las elecciones, el otro punto que mantiene-o mantenía-molesto a un sector importante de votos, es el del transporte público. Necesita alinear todo a favor de su hijito Miguel Ángel Yunes Márquez, orgullo de su monarquismo, candidato a la gubernatura, y viendo pues, que el golpe económico que le asestó al transporte público en sus inicios de gobierno, al obligarlos al reordenamiento vehicular, mantienen al gremio mentando madres en su contra,  ha decidido condonar al cien por ciento los derecho del control vehicular, actualización y recargos, y en el colmo de su infinita misericordia, devolverá el costo del tarjetón de identificación de todos aquellos que sí cumplieron con esta medida. Así de bondadoso este señor, buscando congraciarse con este sector importante del transporte.

No de en balde la foto de diferentes líderes taxistas con los delegados del transporte público en todos los municipios de la zona sur.

Las encuestas ubican a su cachorro, Miguel Ángel Yunes Márquez, con una aceptación que no le daría para ganar la siguiente elección. El orgullo de su monarquía está en riesgo, va abajo en las encuestas, cargando en la espalda el peso del desprecio de aquellos que votaron por la alternancia, buscando mejores condiciones de seguridad, aquellos que pensaron que su salvador había llegado montado en un traje azul, y que al ver que este gobierno es más de lo mismo, amenazan con cobrarle la burla el primero de julio.

Ha reculado, el gobernador y saltan locos de contento los líderes taxistas……al fin……dicen, nos escuchó el gobernador, sin darse cuenta que todo es una burda estrategia.

La pregunta es, ¿pues no que no hay dinero, que el estado está endeudado?  Saque sus conclusiones. Pasada las elecciones, volverá la cruda realidad, ya lo verá, va pa dentro la faca. Así hizo Duarte con lo de la tenencia vehicular, y luego le cambio el nombre para seguir robándose el dinero. Este señor que hoy es el gobernador hará lo mismo.

Lo único bueno de todas estas atrocidades políticas que escenifican nuestros malos gobernantes es que, cada vez resulta más difícil, casi imposible de ocultar, la forma tan sucia de obtener o retener el poder…..haciéndose en muchos casos de la vista gorda, como que no pasa nada, total, el pueblo pronto olvida. Aja. Si como no.

Por algo se los digo. Si no me creen, ahí está el candidato del PRI, que pese a haber congregado a miles de simpatizantes para ser ratificado como el candidato a gobernador, ha caído en la indiferencia de que el pasado ya no importa, rodeándose de los mismos de siempre, cometiendo con ello una gran equivocación política. Decir que la “condena pública, derivada de los políticos corruptos persigue por igual a todos los militantes como un estigma vergonzante”, es totalmente falso. El estigma de corruptos lo tienen solo unos cuantos, tales como Edgar Spinoso, Tarek Abdala, Alberto Silva, Adolfo Mota, Jorge Carvallo. No se vale señalar por igual a todos, cuando él más que nadie sabe quiénes hundieron a su partido,  y agraviaron a la sociedad veracruzana. Ya ve don pepe, no son todos.

Por ejemplo, que alguien le diga a Pepe Yunes que el famoso chilly willy  alias Erik Lagos apesta, al igual que el arcaico Carlos Brito Gómez, que lo único que ha logrado con su permanencia asquerosa en este instituto político es seguir contaminando la campaña del senador con licencia, y ahí está el otro igual o peor en la persona de Gonzalo Morgado, nombrado por el candidato como delegado de coordinadores del PRI, un cargo sin relevancia, que más que ayudar perjudica.

Erik Lagos, un sujeto tan despreciable pertenece al clan de la corrupción de la rata Fidel Herrera y Javier Duarte, y que su presencia en los actos del candidato del PRI empaña el peregrinar de alguien que busca recuperar la confianza de los ciudadanos.

Ojalá pudiera preguntarse Pepe Yunes, el candidato del PRI, si alguien no se lo dice o si no se ha dado cuenta, lo que representa el famoso chilly willy, diputado federal, y ojalá se pudiera dar el tiempo de leer-ya que parece que nadie se lo dice- lo que dicen las redes sociales de este despreciable sujeto que tanto dañó a su partido, el PRI, que hoy lo lleva como su candidato al gobierno del estado.

De rata, corrupto, y ladrón no bajan al chilly willy, y que en cada evento al que asiste, la repulsión, el enojo de la militancia es palpable. No don pepe, no todos en el PRI son corruptos, solo unos cuantos bien identificados. Usted los conoce.

Con este lastre de personajes se ve muy difícil que pepeyu pueda ganar la elección del primero de julio…Y mientras, tranquilamente, Cuitláhuac García Jiménez, el candidato de MORENA, se está relamiendo los “bigotes” al ver como estos personajes no logran convencer ni levantar en las encuestas. El plus se lo dará AMLO el día de las elecciones. Al tiempo…