Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

 

Antes de entrar de lleno al escabroso tema de los acosos sexuales y las violaciones, es pertinente, por principio de cuentas, dejar bien claro que la misoginia es producto de las enseñanzas religiosas…

Todas las religiones son misóginas.  Es por demás enlistar las opiniones que los Padres ¿? y Doctores ¿? de la igle$ia opinan acerca de las mujeres -sería una lista enorme- y si alguna dama tiene la acuciosidad de buscar por Internet “Las Máximas de Teología Moral deAlphonso María de Ligorio (1696 -1782) $anto y Doctor de la Igle$ia, fundador de la congregación del “Santísimo Redentor”…

Podrá darse cuenta la clase de basura que pasa por las mentes de los curas; y seguramente se reconfortará diciéndose a sí misma que no todos los religiosos siguen sus máximas “morales”…

Pero aunque no lean Las Máximas ni se aboquen en la búsqueda de las opiniones que los $antos barones -que no varones- tienen de ellas, es evidente que las religiones son misóginas, no hace falta argumentar sobre ello y respaldarlo…

Lo que hace inentendible que sean precisamente ellas, las mujeres, las que están más cerca de quienes las desprecian.  No conozco ningún abogado que se preste a demandar al Vaticano por discriminación.  Ignoro que harían para defenderse; luce imposible…

Y además son ellas, las devotas mujeres, las que inculcan esas creencias en las familias.  Se preocupan por que los hijos sean bautizados, que vayan al catecismo para que hagan su primera comunión, que le confiesen sus pecados a los curas; y más tiznaderas, como la del miércoles con que inicia la cuaresma…

Son ellas, las mujeres, las que crían machos y dan patéticos ejemplos de sumisión ante sus maridos -le llaman prudencia o conveniencia; según el caso-. Pero se educa con el ejemplo, no con las palabras…

Discrepo con las opiniones de que a los violadores hay que juzgarlos muy duramente.  Habría que hacerles lo mismo -que es lo que les sucede en las prisiones-…

Y si hay lugares en donde a los ladrones les cortan las manos, seguro que muchas mujeres estarían de acuerdo en que se copiara el castigo adaptándolo al tema…

Entiendo que el acoso sexo-laboral se da, pero no solamente hacia las mujeres; también a los hombres los acosan; y que en veces llegan a ceder por miles de causas.  Los compromisos de mantener un hogar y no perder el empleo o ganarse una oportunidad…

Como claramente sucedió en el caso de Cuauhtemoc Gutiérrez de la Torre, quien fuera líder del PRI en el entonces DF y de quien curiosamente no se habla.  Y en muchísimos casos más debe de haber sucedido el acoso…

Poniendo en evidencia que el Instituto Nacional de las Mujeres sirve para dos nadas.  Cuanto tiempo tiene, cuantas directoras ha tenido y los feminicidios van en aumento.  El que ahora salgan con que “Exigen poner fin a la violencia sexual”; pero no proponen ninguna medida, es demagogia y se aprovechan para llamar los reflectores cuando otras mujeres ya dieron la cara…

También en el mundo de los homosexuales, las lesbianas, genéricos y similares, el acoso se da; tanto como se da entre los pederastas.  Y se entiende que no se denuncie porque muchas veces la pesadilla se duplica al tener que lidiar con las Autoridades…

O no se haga público por miedo, o por vergüenza.  De imaginarse a un hombre casado que se presente ante una fiscalía para denunciar que su jefa le anda pellizcando los cachetes y que lo llama a su oficina donde lo recibe desnuda mostrándole sus genitales.  Se reirían de él.  Los hombres y las mujeres no somos iguales…

Y pueden haber mil causas más por las que no se denuncian el acoso sexual y las violaciones.  Es entendible y se comparte la angustia de tener que guardar en secreto las vejaciones queriendo internamente que se haga justicia…

Pero que ahora algunas de las valientes denunciantes salgan con que eran muy pequeñas y no entendían lo que pasaba; pero noche a noche le abrían la puerta para que el acosador-violador llegara; o que durante 10 años tuvo que aguantar a un jefe que se le encueraba.  Y luego sin dar nombres; eso ya es difícil de creer.  Pues hasta parecen “inventos” de alguno de los ideólogos del Atraco-mulco.

Cambiando de tema…

Estos honorables candidatos dan pena ajena.  Sus campañas son una vergüenza.  No dicen cómo es que van a hacer lo que prometen, pero les tiran lodo a los otros, como si de eso se tratara…

Y para convencer a los sufragantes, esos que todavía creen que su voto cuenta, lo mismo y bailan salsa con las viejitas, como lo hacía el honorabilísimo Humberto Moreira…

 

Se ponen a tocar la guitarra y hablar en otros idiomas extranjeros -si fueran mexicas; bueno.  Pero se educaron en el extranjero y las cabras siempre tiran al monte-…

O de plano se ponen bondadosos, sonrientes y cariñosos.  Pero su tema principal siempre es hablar mal de los opositores, besar abuelitas, cargar niños moquientos y abrazar minusválidos…

Pero ya que comentamos de  las mil causas por las que los delitos no se denuncian, cabe mencionar que José Antonio Meade fue sucesor de rosario robles en Sedesol y no denunció ningún faltante…

Lo cierto es que si no se dio cuenta del cuantioso desfalco; pues mal estamos cuando con él se tendría a un presidente que ante sus narices se roban miles de millones y no se da cuenta.  Pero si sí lo sabía y se dio cuenta de los desvíos, pues entonces estamos peor.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.