Yunes Linares ya está mostrando el cobre. Luego de que en un evento de divulgación del conocimiento, la académica de la Universidad Veracruzana, Rosío Córdova, denunciara el secuestro de 20 miembros de la UV, el Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz, ni tardo ni perezoso, le hizo llegar un citatorio  para presentarse a declarar la misma tarde de este viernes 23 de febrero.

¿Qué motivó al Fiscal? Nadie lo sabe a ciencia cierta, al menos en términos legales. Lo cierto es que el acoso institucional ejercido por la Fiscalía a la investigadora, Rocío Córdova, deja ver que la supuesta independencia de las instituciones, que tanto cacareó Miyuli durante su campaña, fue una mentira más.

Yunes Linares y su patiño, Jorge Winckler, deben recordar que según el  artículo 23 de la Ley General de Víctimas, las autoridades deben garantizar  que la sociedad civil, osea cualquier ciudadano o ciudadana, esté en todo su derecho de investigar violaciones a los derechos humanos sin miedo a ser violentados o violentadas.

Es una pena que la oposición sea amedrentada y acosada por las mismas autoridades que deberían proteger a los ciudadanos y ciudadanas en lugar de acosarlos; en este sentido, poco se diferencia el Fiscal, Jorge Winckler, de su oscuro antecesor, Luis Ángel Bravo Contreras: ambos se caracterizan por se un brazo golpeador del Ejecutivo.

¿Este es el cambio?

¡Qué decepción!