Aunque falta por saber si Napoleón Gómez Urrutia cumple con el requisito de residencia para ser candidato al senado de la república, su inclusión en la lista de candidatos al senado por la vía plurinominal de Morena confirma que la estrategia de este partido (AMLO) estriba en sumar indiscriminadamente chiles, cebollas, ajos sin miramientos de ninguna naturaleza. El ex dirigente de los mineros fue prófugo de la justicia mexicana, no perseguido político como intenta explicar Manuel Huerta, ni fue expulsado del país como asegura López Obrador que bien lo sabe pero miente por conveniencia, y su incorporación como candidato al senado despoja de toda seriedad y crédito a la supuesta lucha contra la corrupción proclamada por el candidato de Morena, otro ¡cállate chachalaca!