En el PAN deben estar evaluando el costo beneficio de haber incorporado a sus filas al diputado Basilio Picazo, emigrado desde PRI hacia sus filas; aún está fresco el escándalo que Picazo provocó debido a su altanera actitud frente a una reportera de Xalapa que se esmeraba en el cumplimiento de su trabajo y le formuló interrogantes que no gustaron al diputado referido, a quien ahora gente de comunidades que supuestamente representa lo exhibe en carta enviada al portal alcalorpolitico.com toda vez que presume la gestión de una obra carretera que es producto de la tenaz insistencia de los pobladores del municipio de Coyutla. Ese trompo lo tiene el PAN sobre sus uñas, y tendrán que valorar cuántos votos  podrá acercarles Picazo y cuantos se retirarán de las filas panistas ahora que allí cohabita.