Astrolabio Político

Por: Luis Ramírez Baqueiro

“No es difícil tener éxito. Lo difícil es merecerlo.” – Albert Camus.

Recientemente en una charla con académicos, políticos y comunicadores, José Francisco Yunes Zorrilla volvió a confirmar lo que quienes le conocemos ya sabemos, es primero un extraordinario ser humano, un excelente profesional y un mejor político.

El escenario electoral de Veracruz afirmó Yunes Zorrilla, está marcado por una increíble crispación social, un malestar, un enojo contenido que está provocando entre el electorado el razonar su intención del voto con la visera, más que con la inteligencia.

El mensaje mesiánico, el mensaje oportunista, que aprovecha a descalificar lo hecho por otros gobiernos, es el caldo de cultivo idóneo para desbocarse por el precipicio.

Es evidente que gobiernos emanados del PRI, su partido, son por mucho responsables de la situación de pobreza y marginación que enfrenta la entidad, pero aun cuando el lastre dejado por algunos malos políticos, caso concreto como Duarte, asegura, no todos los priistas son iguales.

Pepe sabe que en el devenir inmediato, la circunstancia lo pone en desventaja momentánea contra sus próximos rivales, en el entendido que el peso de la corrupción e impunidades enfrentadas en el país lo pretenden encasillar como el rival más débil.

La realidad en sí misma es otra, su capacidad y experiencia comparadas contra los dos posibles contrincantes, lo colocan por mucho en una ventaja sumamente interesante.

En su haber, suma el cumulo de conocimiento que le dio haber sido gobierno al presidir la alcaldía de su municipio natal, Perote, haber sido diputado local, tres veces diputado federal (una de ellas como suplente) y una senador.

A ello habrá que agregar la ventaja que le dio ser presidente del Comité Directivo Estatal de su hoy aporreado partido, pero que en el papel, sigue siendo una fuerza política importante en Veracruz.

Hoy afirma, todos los priistas o al menos los que se dicen priistas, hacen como que la virgen les habla, se acercan pero simplemente no ayudan, no se suman, pues la circunstancia cambio el paradigma de cómo hacer política en Veracruz.

Antes las reglas eran otras, las camisas, las gorras, los pendones, los eventos masivos, hoy la circunstancia es otra, el árbitro electoral, observa, vigila, sanciona.

La forma y diferencia de hacer política hoy es sumamente distinta a la que el priista convencional estaba acostumbrado, ahora se requiere talento, ingenio, capacidad discursiva, porque no hasta cierta picardía, cierta actitud contestataria, y un manejo impresionante de las redes sociales.

Para el, eso está claro, la pregunta ¿están los priistas realmente preparados para enfrentar este reto?, ¿Quiénes se habrán de sumar a este importante esfuerzo, con resultados reales, medibles y tangibles?

Nada de que yo aquí te pongo 20 mil votos, o yo te doy 150 mil porque tengo tal o cual organización, quien piense de esta manera simplemente está perdido.

Para Pepe Yunes, la ruta estará marcada en cuanto se dé el primer minuto de la fecha establecida para el arranque de la campaña, ahí será la hora cero, el momento de comenzar con todo, un plan estratégico para mostrar lo que verdaderamente quiere para Veracruz.

El PRI hoy no es más gobierno, al menos en lo estatal, por ende la estructura gubernamental no da el respaldo que en antaño hacían que cientos de actores políticos se treparan en el tren de la victoria, de esas victorias pírricas, con las que muchos sueñan.

Cuestionado ¿porque de la presencia de los mismos cuadros en el PRI?

El precandidato asegura, ahora cuando se les dice, es que vas tú, porque el partido te necesita, dicen sí, para luego mejor excusarse, quizá por ello, pareciera que en el partido no hay cuadros nuevos, pues simplemente prefieren mantenerse alejados, o en la comodidad que brinda un cargo público, y es cuando se tiene que echar mano de los que siempre han estado ahí.

En los hechos, hoy más que nunca es cuando se deben cerrar las filas, es cuando esa militancia que en antaño hizo la diferencia se muestre, para nuevamente reconstruir a Veracruz.

Problemas como la inseguridad son asuntos que sabe bien como atender, son asuntos que en su entendido se pueden resolver transformando la forma de hacer política, atendiendo en primera instancia necesidades estructurales que forman el lastre del retraso traducido en pobreza.

El ¿cómo?, el ¿cuándo? y el ¿por qué? de las cosas, los tiene claros, y llegado el momento serán expuestos para conocimiento de la ciudadanía.

Seguramente Yunes Zorrilla habrá de enfrentar esta carrera con los mejores cuadros de los que se tenga precedente, sabedor que tiene con que para alzarse con la victoria.

Irá pues en busca de cambiar los momios y porque no vencerlos en esta apuesta llamada Veracruz.

Sextante

Vaya con los legisladores locales veracruzanos, que buenos son para prometer y que malos para cumplir lo prometido.

Y es que basta con echar una revisada a cualquier hemeroteca o vía Internet para recordar la sarta de promesas realizadas tras la búsqueda del voto, una de ellas, desaparecer el fuero a los funcionarios públicos.

Ahora que les tocó simplemente ratificar sus dichos a propuesta presentada por el mismo titular del Ejecutivo, Miguel Ángel Yunes Linares, muchos de ellos, exhibieron una amnesia demencial, en su afán de evadirse de la responsabilidad que les implicaría ser llamados a cuentas, tras sus pasos por la función pública, o simplemente por temor a sus mismas acciones.

Como dicen el refrán popular “para eso me gustaban”.

Al tiempo.

astrolabiopoliticomx@nullgmail.com

Twitter: @LuisBaqueiro_mx