Por Edgar Hernández*
Línea Caliente

¡Se acorta la ventaja de Morena; hay desencanto

ciudadano por sus malos gobiernos!

Al corte del 19 de febrero la preferencia ciudadana coloca al aspirante gubernamental Pepe Yunes en segunda posición de acuerdo a la reconocida encuestadora Massiva Caller.

En primera posición, aunque con estrecho margen arriba, se coloca Cuitláhuac García abanderado de Morena, mientras Miguel Angel Yunes Márquez se va al fondo.

Al “Chiquiyunes” la marca lo mata.

El ser hijo del gobernador y la percepción de los veracruzanos de una herencia monárquica en nada ayudan y es precisamente el históricamente combativo centro de Veracruz, alto recaudador de votos, el que empuja a Pepe Yunes.

De acuerdo a Massiva Caller Orizaba, Poza Rica, Tezonapa, Poza Rica, Zongolica, Acajete, Actopan, Coscomatepec, Atoyac, Texistepec, Perote, Alvarado y Misantla son los que registran un viraje en favor de la fórmula que encabeza Pepe.

Son municipios representativos por el caudal de votos que tienen.

Son plazas emblemáticas que incidirán el día de la elección y al revisar la seriedad de la encuestadora nos encontramos con que quien coordinó el levantamiento de la misma (Juan Carlos Campos Riojas cell (81) 2000 6062) nos muestra la metodología que avala las conclusiones:

Fue una encuesta telefónica levantada entre hombres y mujeres mayores de 18 años, con un tipo de muestreo cuántico donde da a conocer el listado telefónico, cuya mecánica de levantamiento es cuántico, por el método de “robot” en donde se realizan las llamadas de forma aleatoria.

Y para que no fuera considerada una encuesta “patito” se hace público el levantamiento o muestreo de 2000 personas con un margen de error de –más menos- 3.4%.

La muestra general, es decir, la realizada por la misma empresa Massiva Caller para todo el estado de Veracruz demuestra que Miguel Angel Yunes Márquez va arriba con 1.5 puntos de ventaja sobre Cuitláhuac García, pero ya en el detalle de la percepción ciudadana, es decir en la revisión regional, se nota una clara tendencia en favor de Morena en donde los porcentajes arrojan los siguientes resultados:

Cuitláhuac García (Morena, PES, PT) 26.8%; José Francisco Yunes Zorrilla “¡Llámenme Pepe!” (PRI-Verde) 26.1, y Miguel Angel Yunes Márquez (PAN-PRD-MC) 20.7%.

El 19.2% de los veracruzanos aún no deciden, pero tampoco hay campaña ni estamos en la víspera de la elección, median tres meses en donde pueden suceder muchas cosas.

Conclusión.

Por la dinámica del desarrollo proselitista se observa un avance sensible de Pepe Yunes quien al abandonar el segundo lugar entra en disputa por la gubernatura contra Cuitláhuac, mientras el tercer lugar solo mira.

No es lo mismo ser tercero que segundo. El tercero no sube al ring.

Se percibe además que el único que anda, digamos en recorrido diario de 18 horas diarias en este periodo de intercampaña, es Pepe Yunes ya que Cuitláhuac solo hace proselitismo cuando viene Andrés Manuel López Obrador.

Y para el caso del hijo del gobernador, Miguel Angel Yunes Márquez, se nota que de plano dejó de hacer apariciones públicas en los últimos días y como que su mensaje dejó de penetrar.

De hecho se desconocen sus prendas ya que lo único que presume es que fue un buen alcalde, uno entre 212 alcaldes que seguramente podrían presumir lo mismo si estuvieran en campaña.

La sombra del padre pues, le pesa muchísimo aunado a que va contra natura democrática que el papá quiera imponer, cual monarquía al hijo mediando el maquillaje de las urnas en lo que se podría considerar la preparación de una elección de estado.

Hoy las encuestas son el espejo de lo que opina la ciudadanía.

Y si bien la decisión final habrá de darse una vez que se manifiesten en campaña los aspirantes, es sensible la percepción –maldita palabra que no gusta al señor gobernador- del desencanto por el actual gobierno que ha fracasado en seguridad pública, aunque el diputado converso del priismo al panismo José Luis Enriquez Ambell diga que estamos a toda madre.

A los veracruzanos ha lastimado de sobremanera que se les haya quitado el empleo y que la corrupción siga igual o peor que con Javier Duarte.

Todo ello mata al hijo del gobernador en sus aspiraciones, quien seguramente no puede dejar de observar el descenso, por regiones, de la simpatía contra su partido y satélites (PAN/PRD/Movimiento Ciudadano), así como el voto de castigo que se avecina.

Desde luego que lo mejor está por venir y para no pocos rumbo a la elección el primero de julio lo más importante habrá de ser la persona, más que el partido.

En la puja Pepe Yunes, Cuitláhuac y Miguel chico ¿Quién le parece a usted como la mejor garantía de gobernabilidad por su seriedad, respeto a la ley, conocimiento académico y político y relaciones con el centro para sacar del hoyo a Veracruz?

Al momento todo indica que caballo que alcanza, gana.

Tiempo al tiempo.

*Premio Nacional de Periodismo