Opinión
Por: Mario Javier Sánchez de la Torre
09 de febrero de 2018

    Durante la semana que hoy llega a su fin, hemos abordado el mañoso tema de las tramposas pre campañas. No solamente porque dentro de dos días según la legislación electoral vigente deben finalizar, sino también con la intención de hacer notar su trampa hacia el electorado, pues se supone que las actividades y palabrería que realizan los pre candidatos de cada partido político    -durante este periodo-     deben estar dirigidas a los militantes de estas organizaciones políticas y no al electorado en general, el cual las ha tenido que aguantar durante aproximadamente 40 días.

    Situación que se puede considerar no salió como los institutos políticos en complicidad con el Instituto Nacional Electoral (INE) lo planearon. Pues, aunque la intención de que la “ideología política” de cada participante, si, por fuerza, llegó a permear a gran parte del electorado, también los resultados en cuanto al posicionamiento de cada contendiente en esta parte del proceso ante los electores, arrojó resultados que no son muy halagadores para los participantes.

    Así tenemos que por lo que corresponde al proceso electoral a nivel de elección de presidente de la República, según las encuestas    -que están de moda nuevamente-    han dado a conocer resultados que en alguno de los casos ya se conocían, como es la posición del pre candidato del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Andrés Manuel López Obrador, quién desde hace meses viene encabezando éstas y continua así. En segundo lugar aparece, dejando maravillados a los miembros de su partido, Acción Nacional (PAN), Ricardo Anaya y en la tercera posición el pre candidato externo del Revolucionario Institucional (PRI), José Meade Kuribreña.

    Sin referirnos a los números de ninguna encuerta en particular, podemos considerar que el promedio de puntuación de preferencia entre los electores de cada abanderado es el siguiente: Andrés Manuel López Obrador, 36 por ciento; Ricardo Anaya, 27; José Meade Kuribreña, 24. Por lo que toca al posicionamiento de los candidatos independientes la situación es así: Margarita Zavala, 6 y Jaime Rodríguez Calderón, 2.

    Cómo se aprecia en los números citados, existe una gran diferencia no solamente entre el primer y último lugar, sino también entre la primera y segunda posición, pues ésta es aproximadamente de 9 puntos. Y con la tercera posición de 12. Porcentajes bastante elevados, pero no debemos dejar de considerar que para el día de la jornada electoral, aún faltan muchos meses y partes del proceso que pueden llegar a hacer cambiar las cosas. Pero por el momento está en la situación, la que conocerla, a los coordinadores de las diferentes campañas les es muy benéfico, porque aún se pueden hacer cambios y corregir los errores que se están cometiendo.

    Trasladándonos al escenario estatal, las posiciones se pueden considerar que son similares, más o iguales. Pues en cuando a las posiciones la primera continúa igual al escenario federal, pero la segunda y tercera no. Aquí la posición del pre candidato de MORENA, Cuitláhuac García, independientemente del trabajo que realizó como legislador federal, el cual fue bueno, tiene el apoyo de su organización política y por consecuencia de su guía nacional, lo que le da una gran ventaja ante sus oponentes. En cuanto a la posición de José Francisco Yunes Zorrilla del tricolor, tiene una gran ventaja en relación con su homólogo de Acción Nacional, Miguel Ángel Yunes Márquez. Yunes Zorrilla tiene una gran experiencia en la administración pública a nivel municipal, estatal y federal. Así como también que por sus posiciones políticas ha recorrido la entidad varias veces, lo que lo posiciona muy bien ante el electorado veracruzano y no solamente de un lugar. Además de todos los beneficios que logró para varios sectores productivos del Estado, como pescadores, arroceros, cañeros, ganaderos, entre otros, durante su gestión en el Senado de la República y algo que es muy importante en materia política, su gran “gran don de gentes”. Pero su partido es un lastre que tiene que superar. Por lo que corresponde a Yunes Márquez, su experiencia política no es mala, pero muy corta a nivel municipal y estatal. Su partido, el PAN, tampoco le ayuda mucho, pues la administración estatal actual que está a cargo de su Papá, ha sido rebasada por dos grandes problemas: la inseguridad y el desempleo, que a la fecha no ha podido superar. Y en cuanto a su popularidad entre el electorado del Estado, ésta tampoco es muy grande, pues solamente es conocido en el puerto de Veracruz y Boca del Río, pero la entidad tiene más de 700 kilómetros de longitud. Teniendo como lastra, la situación de que su Papá, el gobernador del Estado le quiera dejar el cargo, lo que el grueso de la población no ve con buenos ojos. Pues en este país, todo lo que huele a monarquía o dictadura no está bien visto y es algo contra lo que tiene que luchar.

    A grandes rasgos estas son algunas de las características con que cuentan dos de los tres contendientes por la gubernatura del Estado, que por el momento están peleando por la segunda posición en el actual proceso electoral. Pero la pregunta es: ¿Quién logrará la primera? No cabe la menor duda que en el presente caso, como ha sucedido en otros, el tiempo lo decidirá y aún faltan 5 meses. Usted qué OPINA estimado lector. Hasta el lunes. noti-sigloxxi@nullhotmail.com (Fech. Púb. Vier. 9-febrero-18)