Redacción de Sociedad3.0/La Corte Suprema de Perú condenó a prisión contra un oficial y dos agentes de inteligencia del Ejército por la violación sexual y el secuestro de una estudiante universitaria a la que detuvieron en Lima en 1992, a quien además torturaron para obtener información.  Es la primera vez que sentencian por dichos cargos a militares, en el contexto del conflicto de 20 años que acosó a Perú entre 1980 y el 2000.

En el año 2003, la Comisión de la Verdad y Reconciliación identificó 534 casos de mujeres violadas en el período de la violencia y, hasta el año pasado, el Registro Único de Víctimas de la Violencia —estatal— tenía empadronadas a 4.910 mujeres con derecho a una reparación por haber sufrido dicho delito.

En la mayoría de casos, los perpetradores fueron miembros de las fuerzas armadas y la policía, aunque también fue una práctica del grupo terrorista Sendero Luminoso y del MRTA. Pese a la gran cantidad de víctimas, menos de una decena de estos casos han llegado al Poder Judicial, indica un estudio de la ONG Demus.

Según el diario EL PAÍS que la Corte Suprema halló culpable de violación sexual al coronel Julio Rodríguez Córdova, quien debe cumplir diez años de prisión. Además, por el delito de secuestro, condena a ocho y cuatro años de prisión, respectivamente, a los agentes de inteligencia operativa del Ejército Carlos Rengifo Salinas y René Benites Jara. Los tres están prófugos desde el día de la lectura de sentencia. La Corte Suprema, además, indica que se debe anular la absolución de Rengifo por el delito de violación sexual, para que se inicie un nuevo juicio en su contra por dicho crimen, es decir, para que no solo se le sancione por secuestro.

Con información de ELPAIS