Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

La detención por elementos de La Marina de José Alfredo Cárdenas –conocido como “El Contador”– hizo recordar el caso de la francesa Florence Cassez y el inventado operativo en el que se le detuvo por elementos al mando de Genaro García Luna, hoy impunemente desaparecido de la escena política…

Pero seguro que tras el pacto de impunidad a los incondicionales que hacen los presidentes con sus sucesores por hacer los trabajos sucios, debe de andar por alguna embajada viviendo en una discreta riqueza que no podrá acallar su conciencia y tal vez algún día reflexione si todo lo que hizo valió la pena.  Solo él lo sabrá…

Pero regresando con “El Conta”.  El parte de La Marina indica que fue detenido por circular con exceso de velocidad.  Y que al marcarle el alto y revisar la unidad encontraron armas y drogas; por lo que lo llevaron ante las Autoridades civiles…

Pero resultó que nada de eso fue cierto, pues los marinos se metieron a su casa sin tener orden de aprehensión y se lo llevaron detenido -cabiendo comentar que tuvo suerte; antes no lo desaparecieron-.  Argumento que fue expuesto por su defensa, y respaldado con los videos de seguridad de la propia casa del detenido…

Donde se observa que los marinos trataron de desconectar las cámaras de vigilancia antes de introducirse a la residencia.  Las mismas cámaras los grabaron al salir llevándolo detenido.  Y también cuando del estacionamiento del inmueble allanado sacaron la camioneta en la que supuestamente el detenido iba a exceso de velocidad…

Razón por lo que el juez de control ante quien se llevó el caso, después de revisar los videos y constatar lo dicho por la defensa,  pues el inculpado llevaba puesta la misma ropa que vestía en los videos, conforme a Derecho, ordenó dejarlo de inmediato en libertad…

Pero a cómo están las cosas, hay quien se pregunta si verdaderamente se violó el procedimiento y por eso lo dejaron libre; o sería porque hubo por ahí una llamada telefónica de alguien que ordenó que se le dejara libre…

Y más.  ¿Cómo es posible que La Marina se haya prestado a eso?  El allanar una propiedad y detener a alguien solo sucede en las dictaduras militares.  Los marinos que lo detuvieron deben de haber sabido que no actuaban conforme a Derecho…

El que intentaran desactivar las cámaras de video lo prueba; y el descaradamente mentir, no necesita más explicación para entender que debían de ocultar la realidad…

Pero ese no es el problema.  El problema no es si mintieron ante una autoridad y violaron los Derechos Humanos del detenido; lo que ya es decir bastante…

El problema es quién los envió a hacer algo tan evidentemente ilegal.  En La Marina Armada, como en El Ejército, sus elementos no se mandan solos.  La orden vino de arriba y con su consentimiento…

¿Se llegará a fondo?  No lo creo.  El fondo es muy profundo y oscuro.  Diremos en términos náuticos, no tenemos batiscafos -o fiscales- que puedan llegar a esas profundidades.  Pero ya veremos.

Cambiando de tema…

Primero los yihadistas, auspiciados por Washington ensangrentaron brutalmente a la milenaria Siria y destruyeron imponentes obras y construcciones consideradas como patrimonio de la humanidad -igual que hicieron los talibanes en Irak-…

Sin embargo no pudieron cumplir las instrucciones de la Casa Blanca de derrocar al presidente Bashar el-Assad, debido, primero, a la intervención de los temibles combatientes de Hezbolá, entrenados por La Guardia Revolucionaria de Irán; y desde luego a la aviación rusa, cuya presencia fue definitiva para terminar con los invasores y recuperar los territorios…

Pero una vez oficialmente expulsado el EI, la guerra continúa; y las noticias de que sigue muriendo gente inocente son de todos los días -igual que sucede en Irak y en todas las naciones que invade EE.UU. y luego se retiran- enfocadas ahora en Guta Oriental, un suburbio en las afueras de Damasco donde los mercenarios han tomado a sus habitantes como rehenes…

Como siempre, las versiones del gobierno y las versiones de los opositores son totalmente contrapuestas, haciendo que la opinión pública, que nunca ha estado en Siria; y la mayoría no saben bien a bien en dónde queda, politice el asunto…

Pero sin llegar al verdadero fondo y reconozcan que todo es por dinero.  Y que hay gente que está muriendo por creencias absurdas de dioses inventados; que de existir, deben de estar asombrados de las barbaridades que sus seguidores hacen en sus nombres.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.