Redacción de Sociedad 3.0/Según la Auditoría Superior de la Federación (ASF), durante la gestión de Rosario Robles, la Sedesol y la Secretaría de desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) desviaron mil 311 millones de pesos a través de pagos a empresas fantasma.

De acuerdo con tres auditorías de la ASF a los recursos en 2014 y 2015, el dinero se desvió a cuentas de Monex y a CI Banco, para luego ser redirigida a varios países. Cabe recordar que Rosario Robles estuvo en Sedesol desde diciembre de 2012 hasta el 26 de agosto del 2015 y en Sedatu del 27 de agosto a la fecha.

La ASF señaló que la Sedesol y la Sedatu firmaron convenios con estas entidades para eludir los requisitos de la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.