Las elecciones se ganan con estrategias, que bien diseñadas y mejor implementadas producen efectos sorprendentes, pues una operación eficaz supera los inconvenientes de apreciaciones adversas, de allí su calidad de “sorprendentes”. En el Partido Revolucionario Institucional se aprestan para el gran reto de remontar una opinión pública adversa y los efectos del desgaste del gobierno encabezado por Peña Nieto; ya veremos si le alcanza echar mano de coordinadores con añosa experiencia: Manlio Fabio Beltrones, René Juárez Cisneros, Beatriz Paredes, Osorio Chong, Mariano González y Carolina Viggiano, sobre los cuales recae buena parte de la responsabilidad de la campaña, que solo con Aurelio Nuño no garantizaba mucho éxito. En julio sabremos si consiguieron levantar al PRI y llevarlo al triunfo.