En Morena-Veracruz están prendiéndose focos rojos, según lo detecta y declara Cuitláhuac García, quien asegura que el gobernador le “anda cerrando los ojitos” a alcaldes de su partido y que algunos de estos “ya andan desvariando”. No sería nada extraño que desertaran de Morena quienes utilizaron esas siglas para acceder a una presidencia municipal, el más claro antecedente lo demuestran quienes siendo diputados desertaron de Morena para engordar la bancada del PAN en el Congreso local. Así que, si Cuitláhuac no atiende su carpa seguramente habrá tránsfugas desde sus líneas, ni duda cabe. Ya estará aprendiendo Cuitláhuac una más de las facetas del ejercicio del poder cuando se busca no el bienestar público sino el beneficio personal.