Xalapa- 2018-02-0116:09:17- Jesús Ruiz

La llegada de Miguel Ángel Yunes Linares a la titularidad del Ejecutivo no significó el cese o una disminución significativa de las agresiones a periodistas, mismas que padecieron los integrantes de este gremio durante la administración de Javier Duarte de Ochoa.

Durante el 2017, el primer año en el poder del gobierno emanado de la coalición PAN-PRD, la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) registró 104 agresiones contra comunicadores y medios de información a lo largo y ancho de la entidad.

De estas cifras sobresalen cinco privaciones ilegales de la libertad y cuatro homicidios; además hubo 33 intimidaciones u hostigamientos, 30 amenazas, 17 robos y 13 agresiones físicas, según información del organismo autónomo.

Lo anterior según información que la presidenta de la CEAPP, Ana Laura Pérez Mendoza, presentó este jueves al comparecer ante el Congreso del Estado.

La presidenta añadió que el 38 por ciento de estas agresiones fueron perpetradas por personas desconocidas.

Además, el 24 por ciento por particulares, seguido de un 18 por ciento por Fuerzas de Seguridad, 14 por ciento fueron ejecutadas por Servidores Públicos y un seis por ciento por el crimen organizado.

Ante los integrantes de la comisión permanente de Atención y Protección a Periodistas del Congreso del Estado, observó que durante el año pasado seis periodistas veracruzanos debieron ser sacados del lugar en el que trabajaban y reubicados de manera temporal o definitiva, algunos junto a sus familias por el riesgo que todos corrían.

De igual manera, destacó que se iniciaron cinco expedientes de medidas de protección ordinarios y cuatro expedientes extraordinarios.

Pérez Mendoza recordó que en el 2017 se iniciaron 57 expedientes del Programa Preventivo y de Seguridad, en las cuales, se implementaron 288 medidas preventivas y de protección. Se brindaron también 183 asesorías jurídicas a periodistas, además de darle seguimiento a casos de años anteriores de los que conoce la actual Comisión.

Asimismo, la presidenta de la CEAPP comentó que se asesoraron 19 demandas laborales y acompañaron 51 denuncias en favor del gremio periodístico, junto con la elaboración y tramitación de un amparo.

>> Sueldos raquíticos afectan a reporteros

En otro tema, la presidenta del organismo informó que en un contexto de “extrema inseguridad”, un reportero veracruzano percibe 100 pesos diarios en promedio, es decir, ni la mitad de lo establecido por el Salario Mínimo Profesional 2018.

Dicha información se obtuvo de un levantamiento de 117 encuestas en diferentes municipios de Veracruz, en donde los reporteros respondieron percibir entre 3 mil y 5 mil pesos mensuales en los medios en que laboran.

“Además, el 58 por ciento no goza de prestaciones laborales y el 60 por ciento no tiene vivienda propia, algunos de ellos hasta con diez años de trabajar en medios”, evidenció.

Pérez Mendoza, explicó que dichas condiciones salariales se dan en Veracruz, una entidad que registra en los últimos siete años la muerte de 20 periodistas y cuatro más que permanecen desaparecidos.

“No hay soluciones mágicas ni todos los problemas de los periodistas se resuelven con escoltas o medidas de seguridad. La grave vulnerabilidad que aqueja a los periodistas veracruzanos tiene diversas causas, una de las cuales es la extrema precariedad”.

>> Cuestionan trabajo de la Comisión

Por su parte, Gamboa Torales acusó que la Comisión Estatal de Atención y Protección a Periodistas (CEAPP) estaría “inflando” las cifras de agresiones a comunicadores con el fin de mantener un presupuesto millonario.

Asimismo, criticó que la Comisión regala desde celulares hasta computadoras portátiles a reporteros, sin que exista alguna denuncia de por medio por robo, pérdida o daños en coberturas, lo que Pérez Mendoza reconoció en algunos casos, apuntando que en la mayoría sí se cuenta con expedientes que justifican el apoyo.

Además, la legisladora del PAN le cuestionó el motivo por el que las cifras de agresiones a comunicadores no concuerdan con las que existen en la Fiscalía General del Estado, a cargo de Jorge Winckler Ortiz.

Gamboa Torales recriminó que en un oficio firmado por la presidenta, con fecha de septiembre de 2017, esta le comunicó que existían cuatro carpetas de investigación abiertas por diversos ilícitos cometidos contra los reporteros, mientras que la FGE reporta 43 y este jueves, durante su comparecencia, Pérez Mendoza reportó ante diputados que hay 104.

La encargada de la CEAPP justificó que la variación en las cifras radica principalmente en que algunos periodistas agredidos “desafortunadamente ante la peligrosidad de los agresores muchas veces prefieren no llegar a la denuncia”.

No obstante, subrayó que estas posturas sí se informan a la autoridad si son parte de los argumentos que tienen los comunicadores agredidos.

En ese sentido, comentó que de acuerdo a la Ley la Comisión faculta al organismo para que, aún sin denuncia de por medio, pueda brindar atención a las quejas por agresiones a comunicadores, sobre todo en apoyo de quienes tienen temor de denunciar.

En relación a los apoyos que se brinda a los reporteros para reponer celulares o laptops, argumentó que en coberturas han sido dañados sus equipos y la CEAPP tiene facultades expresas para salir al paso.

“Siempre y cuando cumplan con ciertos requisitos”, los cuales se comprometió a transparentar de forma oficial.