“Percepción”, esa palabra. La mejor excusa de los gobernantes mediocres para hacerse guajes.

Luego de que en Coatza un comando armado irrumpiera a balazos en un velorio y asesinara a 4 personas, con la mano en la cintura, el Gobernador de Veracruz salió a declarar que la inseguridad es cosa de percepción, que todo es culpa de los grupos delictivos que andan peleando las plazas.

Seguramente pensó lo mismo cuando su hijo fue atacado a balazos durante la administración de Fidel Herrera Beltrán.

Para los veracruzanos resulta una burla, cada vez más indignante, que a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública hay puesto a Téllez Marié, un tránsito, en lugar de un federal como prometió en campaña; también ofende a la ciudadanía que se lave las manos culpando a los alcaldes de no fortalecer las policías municipales… olvida el Gobernador que su responsabilidad no se restringe a asegurarle la gubernatura a su hijo, al contrario, debe proteger a todos los veracruzanos.

No olvidemos que Duarte de Ochoa salía con la misma excusa de la percepción. A Yunes Linares nomás le falta decir que en Veracruz sólo se roban frutsis y gansitos.