Dialogando

Abel Domínguez Camacho

El 8 de marzo se conmemoró el día internacional de la mujer, día de exigencias y de la huelga feminista convocada por las mujeres españolas; respuestas hubo muchas en casi todo el mundo y el tema da para abonar sobre ello durante varios días, sin embargo, en México fue suficiente que “ya sabes quién” abriera la boca frente a los banqueros del país y, el morbo se apoderara de los medios y de las redes; adiós mujeres, ya pasó su día, y ni que hablar de las sufragistas, del feminicidio, que en nuestro país que arroja cifras espeluznantes o de las mujeres que, como en Veracruz, alzan la voz y les llaman “mitoteras”.

No, nada de eso, las redes se van a lo inmediato y morboso, al lobo disfrazado de cordero y,  redentor.

Desde julio de 2005 en que Andrés López dejó el cargo al frente del gobierno del DF para ser candidato presidencial han pasado 13 años, han pasado 4,745 días sin pegar programa; que bueno que no ha tenido que concursar en alguna universidad seria o dependencia de gobierno con carrera profesional, donde piden la actualización de los últimos tres años en tu CV, en cuanto a estudios y experiencia laboral. Bueno, hay que abonar a su favor que hizo desarrollo comunitario hace 30 años allá en su tierra natal donde vio nacer y crecer a sus hijos mayores, ternurita.

Resulta que el viernes más allá de pedirle confianza a los banqueros, Andrés sintiéndose ya ganador, igual que las dos anteriores, se aprovechó del espacio y de los escuchas para lanzar una amenaza vela, ni tanto, cuando dice que aceptará el resultado de las elecciones presidenciales sin importar el ganador y destacó que si hay fraude de todos modos se irá a su casa en Palenque, Chiapas, y termina diciendo “a ver quién amarra al tigre, yo no voy a estar deteniendo a la gente luego de un fraude electoral, así de claro, yo por eso deseo con toda mi alma que las elecciones sean libres y limpias y que decida el pueblo quién será el presidente”.

Seguramente las elecciones en el DF después de su periodo al frente de dicho gobierno fueron libres y limpias.

Durante trece años-más- Andrés ha venido hablándole al oído a los mexicanos, les dice lo que quieren oír; a la mitad de ellos que viven en pobreza extrema les dice que logrará la suficiencia alimentaria y un campo productivo; a lo que queda de la clase media les endulza el oído con empleos para todos; a todos los universitarios, profesores, administrativos y estudiantes, les habla de erradicar la corrupción y rescatar la industria energética, entre otras cosas; a los “Ninis” le ofrece autoempleo o becas- enchílame otra- ; para los de la tercera edad, tan vulnerables como estamos, nos ofrece mejorar la pensión y condiciones de seguridad social. En fin, que sumados ya son varios millones de personas a las que alude con temas comunes, el asunto está en el cómo, y que según él son votos cautivos.

Todo su mensaje ha sido sustentado en protocolos falsos, de otro modo ya tendría que denunciar y llegar hasta sus últimas consecuencias, como no ha sido así, él se convirtió en cómplice y comparsa y, al final de cuentas, cuando Morena pasó de ser movimiento para convertirse en partido político-para poder jugar-, aceptó las reglas del juego y es, por lo tanto, parte de la mafia del poder, a la que tanto alude y desprecia.

Pero lo más grave del mensaje a todos sus seguidores, aprovechándose de los banqueros, es la amenaza velada y la incitación para la resistencia civil el próximo 01 de julio, anticipándose a los hechos y considerándose vencedor desde ahora por el solo hecho de que las encuestas a modo, lo colocan arriba de los otros aspirantes; las encuestas sólo manifiestan quién es más conocido, ¿y quién no lo va a conocer después de trece años de andar del tingo al tango por todo el país?.

Cualquier elección aquí y en cualquier otra parte, pronto se verá en algunos países de Latinoamérica, se define el día D y nadie puede anticipar fraude.

Los mexicanos la tenemos difícil ante la falta de opciones, lamentablemente estamos nuevamente ante el menos malo, ¿Cómo identificar el menos malo?; ¿Cuál es el perfil menos malo?; ¿Alguien se ha dado a la tarea de construir el perfil del presidente que queremos o necesitamos?