Por si acaso…
Por Carlos Jesús Rodríguez

*Ex gobernador saldría en 2027

*Animal Político y VH Arteaga

AHORA QUE Javier Duarte de Ochoa podría ser vinculado a proceso por desaparición forzada –tras la detención de 19 policías y ex mandos de la Secretaría de Seguridad Pública procesados por la comisión de ese delito-, es importante reconocer que la detención del ex Gobernador –uno de los más detestables que ha engendrado el Estado- no solo se debe a las denuncias interpuestas por el actual mandatario Miguel Ángel Yunes Linares sino, sobre todo, al trabajo realizado desde el, entonces, jefe del Servicio de Administración Tributaria, Aristóles Núñez Sandoval, un personaje que aunque nació en Huajuapan de León, Oaxaca, tiene orígenes veracruzanos ya que su madre es oriunda del municipio de Tezonapa, allí donde en la década de los ochentas tuvieron su epicentro cacicazgos regionales muy poderosos como los de Emilio, Rufino, Juan y Luis Lozano (los Lozano, hijos de Juan Lozano, un viejo cacique de la zona que exigía lealtad sobre todas las cosas, y a los traidores les daba a elegir: “ te vas o te quedas”. La primera era el destierro y la segunda la permanencia, pero dos metros bajo tierra), quienes serían protagonistas de muchas historias, incluido Adán, el último de ellos; Tomás Sánchez Vitorero, el afamado “Tomasín” asesinado el 11 de Enero de 1978 en el puerto de Veracruz; Francisco y Vicente Hernández, cuñados del célebre ex dirigente agrarista Adalberto Díaz Jácome y, por supuesto, con enorme influencia en toda la zona centro del Estado el famoso Toribio Gargallo Peralta, el “Toro”, acribillado el 10 de Octubre de 1991durante el Gobierno del, ahora, frentista (no por la calva sino porque forma parte del Frente por México), Dante Alfonso Delgado Rannauro.

EN EFECTO, el hombre al que se debe, en gran medida, la detención y proceso de Javier Duarte de Ochoa –además de al portal Animal Político-, es al ex director del SAT, Aristóteles Núñez, uno de los ex funcionarios públicos más respetados y eficientes del gobierno Federal, ya que durante su gestión como jefe del Servicio de Administración Tributaria -de Diciembre del 2012 a Septiembre del 2016- no sólo aumentó la recaudación, sino que mostró mano dura al combatir hasta donde pudo la corrupción, investigar a los poderosos exhibidos en los Panama Papers y perseguir a evasores de impuestos, y todo iba bien hasta que emergieron en las investigaciones de los Papeles de Panamá algunos nombres famosos –posteriormente arrinconados por su relación con la constructora brasileña Odebrecht-, entre otros el del ex director de Pemex, Emilio Lozoya.

Y ES que en Agosto de 2016, meses antes de su renuncia al Gobierno del Estado, Núñez Sandoval reveló que el Servicio de Administración Tributaria (a su cargo) estaba auditando al, entonces, Gobernador Javier Duarte, luego de que el portal Animal Político revelara el caso de las empresas fantasma y que fuera presentada una denuncia respecto a “operaciones que se presume fueron actos irregulares”. En aquella ocasión, Aristóteles reveló que, en total, 10 servidores públicos de Veracruz tuvieron alguna relación con el caso de “las empresas fachada”, y que en total cinco estaban siendo auditados, entre ellos Duarte de Ochoa, lo que motivó que el soberbio ex gobernante le respondiera a través de una carta enviada al programa de Ciro Gómez Leyva “ser el primer interesado en que las autoridades realicen las investigaciones correspondientes” para dejar en claro que “son ridículas” las acusaciones que ha presentado en su contra el gobernador electo, Miguel Ángel Yunes”, aunque, en realidad, el SAT ya lo investigaba por su cuenta a partir de las indagatorias realizadas por la Auditoría Superior de la Federación.

AQUELLA VEZ, Núñez Sandoval respondió a Duarte que la auditoría buscaba verificar si su gobierno incurrió en algún acto que pueda representar una “irregularidad fiscal”, y en ese tenor, el SAT informó que en total 34 empresas relacionadas con el ex Gobernante, ahora, en prisión, estaban siendo investigadas, y que había 32 querellas ante la Procuraduría General de la República (PGR). “Lo cierto es que no se han apersonado, son empresas que están no localizadas, son empresas fachada, no han desvirtuado la presunción que tiene la autoridad de que efectivamente se trata de empresas que no tenían la capacidad material de llevar a cabo estas operaciones”, agregaría. Y aunque el gobernador –en ese tiempo, electo de Veracruz-, Miguel Ángel Yunes denunció a Duarte por un presunto enriquecimiento ilícito, incluyendo en su acusación el caso de las empresas fantasma, la indagatoria ya se realizaba fortalecida en los reportajes del portal Animal Político realizados, entre otros, por el acucioso periodista Víctor Hugo Arteaga, premiado nacionalmente por el trabajo.

DICEN LOS que conocen la historia que los errores cometidos por el llamado “fiscal de hierro” fue meterse no solo con Emilio Lozaya, cuasi hermano del Presidente Enrique Peña sino, también, con el poderoso secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza a quien veladamente responsabilizaba del socavón que cobró la vida de dos personas en la carretera México-Cuernavaca; eso le hizo desaparecer de la escena pública por consejo de su amigo y mentor Luis Videgaray, a quien conoció en el Estado de México cuando se desempeñó como director de Recaudación en la Secretaría de Finanzas y luego como subsecretario de Ingresos. Actualmente, Aristóteles tiene una empresa que ofrece servicios de asesoría sobre cómo hacer más rentable y seguro un proceso, usando tecnología, como un startup que, entre otras, permite usar con éxito la factura electrónica implementada durante su gestión al frente del SAT, la cual revolucionó el proceso tributario para más de 15 millones de usuarios en México

SIN DUDA, personajes como Aristóteles Núñez deberían estar en posiciones de gran responsabilidad, porque ha demostrado que aunque forme parte del poder, sabe distinguir perfectamente su compromiso con la sociedad, y los resultados están a la vista, y si en algo coinciden quienes opinan sobre la personalidad del ex funcionario es que se trata de un hombre muy sencillo en su trabajo diario, en su trato, y en las diversas tareas que se le encomendaron siempre se pone la camiseta y no le pesa andar por los pasillos o en la calle”. Otros lo califican de serio, estricto, dedicado y meticuloso, y aunque tenga un trato personal, es muy estricto y siempre muy enfocado en su trabajo”. Sin duda, alguien debería aprovechar el talento y valentía del licenciado en Administración Industrial con especialidad en Finanzas por el Instituto Politécnico Nacional y maestro por el Instituto de Estudios Fiscales de Madrid, España, y no dudamos que muy pronto ocurra, aunque hay que reconocer que si a Javier Duarte se le aplica la misma condena que al ex Gobernador de Tabasco, Andrés Granier, condenado a solo 10 años de prisión por el presunto desvío de más de 196 millones de pesos del Seguro Popular en 2010, el veracruzano estaría en libertad allá por el 2027, a los 54 años, listo para disfrutar gran parte de lo robado, salvo que lo vinculen a proceso por desaparición forzada. Así las cosas.

OPINA carjesus30@nullhotmail.com