Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

De acuerdo con el Órgano de Fiscalización Superior (ORFIS), al menos 19 municipios no solventaron las observaciones por daño patrimonial en la Cuenta Pública 2016, que suma en total casi 125 millones de pesos.

En palabras más claras, los responsables de robarse esa cantidad que han tenido casi dos años para presentar alegatos en su defensa, simplemente no lo han hecho.

Unos andan amparados o en vías de ampararse y otros simplemente se andan riendo.

Si estos dizque funcionarios municipales hubieran robado en cantidades iguales, cada municipio debería aclarar en promedio 6 millones 500 mil pesos. Pero el despojo fue disparejo.

Cosamaloapan por ejemplo, fue atracado con casi 90 millones de pesos, mientras que San Andrés Tuxtla fue despojado de casi 17 millones.

Los ayuntamientos desvalijados a la malagueña de su patrimonio son (incluidos los ya mencionados): Acultzingo, con 2 millones 539 mil 727.17 pesos; Agua Dulce, 831 mil 952.61 pesos; Citlaltépetl, 285 mil 439.26 pesos; Coacoatzintla, 219 mil 204.28´pesos; Coatzacoalcos, 3 millones 357 mil 941.58 pesos; Cosamaloapan, 89 millones 457 mil 796.58 pesos; Cosautlán de Carvajal, un millón 888 mil 618.73 pesos y Manlio Fabio Altamirano, 961 mil 048.65 pesos.

A estos les siguen: Mecatlán, con 135 mil 066.29 pesos; Mecayapan, 615 mil 736.75 pesos; Perote, 243 mil 509.03 pesos; Rafael Lucio, 2 millones 155 mil 612.71 pesos; San Andrés Tuxtla, 16 millones 664 mil 016.17 pesos; San Juan Evangelista, 884 mil 970.64 pesos; Tezonapa, un millón 242 mil 403.46 pesos; Tlapacoyan, un millón 091 mil 015.07 pesos; Tomatlán, 233 mil 798.98 pesos; Úrsulo Galván, 391 mil 567.99 pesos y Uxpanapa, un millón 641 mil 533.28 pesos.

¿Qué va a pasar con los responsables?

Seguramente nada.

Quizá los más embarrados en el atraco se desprendan de algunos bienes y ya. Pero devolver íntegra la cantidad que se robaron, uchale no, eso ni pensarlo.

Eso sí, seguramente uno o dos irán a la cárcel. Y eso cuando el atraco esté casi olvidado.

Hace unos meses la justicia veracruzana detuvo al ex tesorero de un municipio ramplón acusado de haber “desviado” medio millón de pesos en… ¡2002!

Con esa rapidez, para cuando detengan a los responsables de haberse embolsado casi 125 millones de la Cuenta Pública de hace dos años, mis nietos, que ahorita van en el kínder, estarán entrando a la Universidad. O en una de esas se gradúan antes de que la justicia se cumpla en los ladrones.

¿A qué se debe que haya tanto robo en la entidad? A que el mismo ORFIS lo permite.

Y va un ejemplo: Un alcalde recibe un millón de pesos para la reconstrucción de una calle, pero se clava el dinero. Si por alguna razón no puede meter esos gastos en otras cuentas, el ORFIS le da un plazo más que prudente para presentar sus alegatos.

Si al paso de ese tiempo el sujeto no alega nada, el ORFIS lo “conmina” a que regrese la cantidad faltante. Y es ahí donde entra el abogado del acusado que va al ORFIS en plan conciliador: “Mire usted, mi defendido es una persona honorable que nunca tomó ese dinero. Pero como era responsable de los buenos manejos de esa cantidad, está en la mejor disposición de reintegrarla. Nomás que qué cree, sólo cuenta con 250 mil pesos y ya no tiene más…”

Y asunto arreglado.

Al día siguiente el ORFIS envía un boletín diciendo que Fulano de tal “solventó” la cantidad señalada y listo.

Con tantas facilidades, imposible que no haya ladrones en Veracruz.

bernardogup@nullhotmail.com