Si alguna duda queda sobre el reciclaje de la elite política mexicana para sobrevivir en el presupuesto las listas de candidatos por la vía plurinominal las disiparán. Son nada menos que 51 diputados de los diferentes partidos, es decir el órgano legislativo funcionará con un gran porcentaje de suplentes, lo cual significa que el periodo de sesiones se ha cerrado para asuntos de importancia. La Cámara alta también contabiliza la baja de sus elementos que buscarán diputaciones a lo seguro. Poco queda ya de la alternancia de antaño cuando cada seis años los grupos políticos se renovaban con el nuevo gobierno federal; ahora cada partido recicla sus elementos saltando de una cámara a la otra, lo cual implica menor permeabilidad política, o sea, mayor riesgo de partidocracia.