Redacción de Sociedad 3.0/ En su explicación sobre cómo una ciudad puede obtener financiamiento para ser más inteligente, el especialista de la Universidad de Oxford, Andrew Baum, dijo que la corrupción en México aleja a futuros inversionistas extranjeros del país.

Desarrollar un entorno propio de una smart city requiere de muchos preparativos, y quizá el más importante de ellos es el capital, dijo Baum, sin embargo, acotó que los inversionistas son sumamente selectivos y por ello no invierten en proyectos poco transparentes, o en otras palabras, en activos con antecedentes de corrupción.

“¿Qué hace a una ciudad atractiva para los inversionistas? La transparencia, en primer lugar, ya que les da confianza; si una ciudad ha tenido problemas de corrupción, puede ser un problema… Como en el caso de México”, dijo durante su participación en el evento Smart Cities Exchange.