Viernes contemporáneo

Por Armando Ortiz

En un video que circula ya en redes sociales, Daniel Baizabal, candidato del PAN-PRD para la alcaldía de Emiliano Zapata, es increpado por un ciudadano que le dice que la elección la ganó Morena, pues los votos que se contaron le dieron el triunfo. Daniel Baizabal, candidato perdedor en la pasada elección, trata de explicarle, pero la persona se le adelanta y le pregunta si va a auditar la administración del alcalde Daniel Olmos. «Tu crees que con todas las porquerías que ha hecho Daniel Olmos, su hija va a hacerle algo a él». Cabe señalar que la fórmula del PAN-PRD a la alcaldía de Emiliano Zapata es Daniel Baizabal presidente municipal y Diana Olmos síndica. Por eso, para los emilianozapatenses es imposible que siendo Daniel Baizabal presidente de ese municipio, vaya a auditar los desfalcos del padre de su síndica. La persona que increpa a Daniel Baizabal todavía le pregunta: «¿Vas a auditar a Olmos?». El candidato le contesta: «Obviamente… pero no a Olmos». En pocas palabras: «No». Ahora entendemos porque la fórmula con la hija del corrupto exalcalde, para que ésta le tape todo a su padre. ¿Lo van a permitir en Emiliano Zapata?

Proponen quemar libros de Vargas Llosa, “por metiche”; el problema es que los “pejezombies” no saben ni lo que es un libro

Vaya usted a saber si es cierto eso que propuso Carmen Bojórquez, en primer lugar, porque la noticia sale de un portal de Ricardo Alemán, un enfermo que odia a muerte a López Obrador y sería capaz de cualquier cosa con tal de hacerlo quedar mal. Según él, Carmen Bojórquez, académica del Colegio de Sinaloa, propuso “una quema de libro de Vargas Llosa por metiche”. De ser cierto es una verdadera tontería, es volver a los tiempos de la inquisición. Pero en caso de que esto procediera, habría un problema. Para empezar los “pejezombies” que decidieran una quema de libros del Nobel peruano, deberían tener libros de Vargas Llosa, y eso se ve difícil. El perfil de los “pejezombies” no es precisamente el de lectores de libros. Si leyeran libros serían más abiertos a la crítica. Cierto que millones de seguidores de AMLO son lectores, pero por lo mismo no quemarían libros, porque los aman. Aparte, los libros de Vargas Llosa no necesitan quemarse, los que han leído libros de este autor saben que esos libros solitos se queman entre las brasas del tedio. Algunas novelas son insufribles; para que quemar lo que el tiempo se ocupara en convertir en cenizas.

Regresa de la “tumba” el padre Quintín, para decirnos quién inventó a los homofóbicos

Se acuerda usted del padre Quintín, el que era vocero de la iglesia en la capital de Veracruz. Cada domingo los periodistas se reunían para escuchar sus galimatías, esas expresiones tan llenas de “sabiduría” que le cambiaban a uno el sentido de la vida: “Si mañana llueve, la gente se puede mojar”; “la falta de seguridad es el origen de la inseguridad”; “los hombres son diferentes a las mujeres, porque nos hicieron diferentes”. Lo curioso es que antes, los periódicos impresos, que los había muchos, publicaban en primera plana y a ocho columnas estas obviedades que rayaban en la imbecilidad. Pues para que no lo extrañemos el padre Quintín, como Lázaro, salió de su tumba para soltarnos una perla que se debe labrara en piedra y colocarse en la entrada de la Catedral: “Un homofóbico no existe, se lo inventó el movimiento gay para que tú no puedas expresar nada. Cualquiera que exprese algo que no esté de acuerdo con la homosexualidad es homofóbico, es un enfermo”. El padre Quintín no es homofóbico, imbécil, tal vez.

 aortiz52@nullhotmail.com