Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

Tal vez por ser $emana $anta; o tal vez por conveniencia -que es lo más probable, ya que los políticos por votos son capaces de venderle su alma a Trump– pero si algo le faltaba a nuestra dolida Patria, es un Presidente que ignore la cantidad de sangre que ha regado nuestro suelo en aras de la laicidad…

 Que ignore que el infausto Antonio López de Santa Anna (1794 – 1856) confeso creyente, con dinero del Vaticano -las revueltas siempre son armadas desde fuera- llevara a cabo una asonada para derrocar de la presidencia al ilustre humanista Don Valentín Gómez Farías (1781 – 1869) a quien el Dictador llamó “Tinterillo romántico que reverenciaba la Ley como si fuera Dios”

 No obstante, para quienes hayan leído los escritos de “Su Alteza Serenísima”, debe de quedarles claro que el hombre no era un iletrado, que escribía bastante bien; y que ya de viejo, como toda la gente que se arrepiente de sus errores, reconoció el peligro que representa el Vaticano…

 “Yo no fui quien desamparó a la República y la entregó indefensa a la expoliación extranjera.  De esos cargos debe responder la facción impía que hizo estallar una guerra civil para proteger los intereses del clero en vez de combatir al formidable enemigo común…

 Y transcribo solo unas líneas del que tal vez sea su último escrito…

 “En los pasos de comedia nunca faltaba el anciano cegatón y medio chiflado, a quien su fornida mujer trataba a puntapiés.  Yo soy ese monigote grotesco y me temo que no abandonaré el escenario hasta que el Señor termine de humillar mi soberbia”.

 Sin soslayar que antes, también desde el Vaticano, apoyaron al entonces Emperador Iturbide (1783 – 1824) en contra de los Insurgentes.  La igle$ia siempre ha estado del lado de los vencedores…

 Lo cierto es que desde la $anta $ede orquestaron la asonada contra Don Valentín.  Y todo porque el patriota médico tapatío promovió lo que se ha dado en llamar La Primera Reforma, cuya intención era acabar con la autoridad eclesiástica en asuntos civiles…

 Empezando por el Registro, hoy llamado Civil, que estaba en manos del clero.  No había actas de nacimiento ni de defunción.  Eran actas de bautismo.  Y los cementerios eran llamados campos santos…

 Nacionalizó los bienes de los duques de Monteleone, descendientes de Hernán Cortez; y se destinaron a la educación, a la que apoyó grandemente.  Secularizó las misiones y confiscó  los bienes de los misioneros filipinos…

 Les prohibió a los curas intervenir en asuntos políticos; y asimismo les prohibió vender ninguno de sus inmuebles, ya que pasaron a ser propiedad de la Nación -muchos se subastaron-.  Suprimió la censura en materia religiosa; y el diezmo dejó de ser obligatorio…

 Además ordenó la disminución del Ejército y se fomentó la creación de milicias cívicas en los Estados.  Abolió la pena de muerte por delitos políticos.  Creó la entonces llamada Dirección General de Instrucción Pública, abriendo escuelas públicas y supervisando las que estuvieran en manos de particulares…

 Instituyó centros especializados en educación superior y cerró el Colegio de santa María de todos los santos; también clausuró la Real y Pontificia Universidad de México; le ordenó al entonces representante del Papa que pidiera la disminución de los días festivos y fundó la Biblioteca Nacional…

 Que ignore -regresando con el futuro Presidente; que es en lo que estábamos- la cruenta Revolución Cri$tera y los maestros que fueron sacados de sus aulas y colgados como advertencia ante sus alumnos de lo que les puede pasar por difundir las Leyes de Reforma, es imperdonable…

 Y más recientemente -para que no se diga mermado de memoria- pasó por alto las bajezas que han cometido los curas pederastas, empezando por el infausto Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cri$to, protegido a ultranza por sus iguales desde el Vaticano…

 No obstante su ignorancia, no puede ser que haya olvidado la barbarie que cometieron con la $agrada Inqui$ición; instaurada por “Los reyes católicos” y uno de los capítulos más oscuros de la humanidad…

 Y no se diga del genocidio que llevaron a cabo con la llegada de los invasores españoles con la cruz y la espada por delante.  Ni tampoco puede ignorar la fundación de la corrupta organización cristiana, hoy transformada en el Estado Vaticano…

 Que cometiendo el fraude más grande que ha conocido la Historia con “La Donación de Constantino”, mediante el cual, con un documento falso se apoderaron del Imperio Romano de Occidente…

 Lo que si tal vez no sepa dentro de su supina ignorancia, es que su fe está fincada en un personaje que nunca existió -ni él ni toda la parafernalia que lo rodea- pues fue copiado de la vida de Krishna, considerado el dios principal del hinduismo, solo que aderezado con todo tipo de, sandeces, crímenes, insensateces y bajezas que hasta la fecha siguen cometiendo…

 Pero después de salir a la calle y ver las tumultuosas procesiones que se llevan a cabo para recordar lo que nunca pasó.  Pues como bien dijo Giovanni di Lorenzo de Medici (1475 – 1521) más conocido como el Papa León X:“Desde tiempos inmemorables es sabido cuan provechosa ha sido la fábula de Jesucristo”…

 Solo me queda reiterar que va a ganar López Obrador; solo falta que o dejen.  Y se puede asegurar su triunfo, porque un pueblo sojuzgado que se refugia en la idolatría para paliar sus penas, tiene el gobierno que merece; como tan dolorosa y acertadamente lo dijo Joseph-Marie, Conde de Maistre (1753 – 1821).

 Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.