En el gobierno de Enrique Peña Nieto la deuda externa alcanzó un nuevo récord.

Según la Secretaría de Hacienda el saldo de la deuda externa bruta al cierre de 2012 equivalía a 10.3 puntos porcentuales del Producto Interno Bruto (PIB), mientras que al cierre de 2017 ésta se ubicó en 17.6 puntos.

La deuda se presenta como porcentaje del PIB para dimensionar su relación con el tamaño de la economía y facilitar su comparación. El saldo de esta deuda en dólares asciende a 193 mil 981 millones al cierre de 2017

Al respecto, Héctor Villarreal Páez, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), consideró que este incremento récord ha sido afectado por la depreciación cambiaria, porque hubo mayor contratación de pasivos de todo tipo, pero principalmente porque las empresas productivas del Estado, Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad contribuyeron en gran medida al endeudamiento durante los primeros cinco años del sexenio y sus deudas externas se duplicaron al pasó de 4.1 puntos del PIB en 2012 a 8.3 en 2017