“Si el INE no puede contar las firmas, menos podrá contar los votos el día de la elección”, dice Jaime Rodríguez, El Bronco, después de rescatar 14 mil 426 firmas que ese Instituto daba por desechadas. Y vaya si le asiste la razón al gobernador con licencia de Nuevo León, “el iniciador del movimiento independiente” como se califica, pues si en la primera revisión se descubre un conteo erróneo habrá de suponerse que descubrirán otros más. Sea cual sea el desenlace de este affaire El Bronco clavó una banderilla al INE “¿va a ser capaz de contar 50 millones o 60 millones…? Esto resulta peor que aquello de “calumnia que algo queda…” porque será argumento de quienes usan la retórica del fraude para introducir la desconfianza en el proceso.