Ahora que estamos en medio de un proceso electoral para renovar al titular del Poder Ejecutivo Federal, a los 500 diputados federales, a los 128 senadores, a nueve gobernadores de entidades federativas, cientos de diputados locales y alcaldías todos hablamos de un cambio, pero pocos hacen referencia sobre el tipo de cambio a que se refieren. “México necesita un cambio”, se dice porque no gusta la situación actual y buena parte de los consultados identifica su deseo con un cambio de partido en la presidencia, como si en automático se hiciera la luz. Esa percepción pudiera ir cambiando con el avance de la campaña, acaso porque la ciudadanía vaya tomando conciencia clara de cuál de los candidatos merece la confianza. No falta mucho para saberlo.