Mole de gente
Por Virginia Durán Campollo

El machismo exacerbado de algunos  hombres, es la causa principal de la extrema violencia contra la mujer. El sentirse más fuertes les alza en el momento de los golpes, violaciones en todos sentidos incluso   laboral. En su traducción simple, el machismo es la actitud o manera de pensar de quien sostiene, que el varón es por naturaleza superior a la mujer. El tema es de siglos y en cada uno, la lucha de las mujeres por  sus  derechos humanos. En la sociedad, política y religión se encuentran los casos más emblemáticos, de discriminación en todos sentidos. Unos les cantan y otros las matan. Cada aniversario, se realizan celebraciones oficiales inútiles. La mujer aún no logra igualdad y las causas son de más conocidas. Este año se ha dado un movimiento a nivel mundial, de mujeres que acusan acoso sexual y faltan las que fueron violadas o prostituidas para la obtención de un trabajo.  Sigue el racismo de quienes las consideran no aptas para gobernar, aunque algunas de ellas son muy poderosas económica y políticamente hablando. *** En la realidad nacional, los feiminicidios van a la alza y nos colocan en primeros vergonzoso lugares internacionales. El uso indiscriminado de la mujer, por verdugos que abusan en todos sentidos. Las explotan de varias maneras. En la prostitución, en las redes infantiles, en cualquier tipo de negocio callejero donde son obligadas a vender un sin fin de cosas, a cambio de un pan o un petate para dormir. Las historias son terribles e inhumanas. Tienen registro literario. Altos índices de incidencia.    Pocos  hombres,  responden a su cualidad y  les dan su lugar.  Culpables de sus males más severos, son autoridades coludidas y mafiosos que las explotan.   ¿O cual es más de culpar, aunque cualquier mal haga: la que peca por la paga o el que paga por pecar?, se preguntaría Sor Juana, una de las grandes víctimas de los hombres de la iglesia católica. *** Las niñas, adolescentes, mujeres violadas mueren de por vida. La depresión, la angustia, la pérdida del sueño, del hambre no desaparecen fácilmente. La desventura se repite en sus sueños y viven en angustia constante. El alcoholismo, la drogadicción y la prostitución son muletas de muchas. Actos de barbarie. No hay otra manera de reflexión, ni otra cura para su mal. Violación equivale a liquidar los sueños de la víctima. Debieran ser mucho más severos los castigos, en ese aspecto. *** En los bajos del abandonado Palacio de Gobierno de Veracruz, varias indígenas se dedican a la venta de ropa de aparente confección chiapaneca. La realidad es china y todas ellas son manejadas, por hombres que las hacinan en cuartos destartalados, con alimentación precaria y una miseria de salario. Jóvenes mujeres, de hasta 12 años con crías en la espalda. Esto es explotación, bajo las mismas barbas de las autoridades de una institución fantasma. ***  Veracruz el tercer estado con más asesinatos de mujeres en 2017 y de los cien municipios con más alta incidencia de presuntos feminicidios, 13 corresponden a la entidad veracruzana. *** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.