Autoridades de la anterior administración extraviaron sábanas de llamadas de 14 jóvenes desaparecidos en noviembre de 2011 en Veracruz, denunció Carlos Saldaña, quien busca a sus hijos Karla Nayeli Saldaña Hernández y Jesús Alberto Estrada Martínez, ilocalizables desde el 29 de noviembre de 2011 en Xalapa.

Refirió que luego de que se ventiló “tanta negligencia, tanta corrupción que existió en la Fiscalía del Estado y en la Secretaría de Seguridad Pública”, la indignación de los padres de personas desaparecidas ha crecido. Además, dijo, es “muy triste y preocupante que las autoridades que tienen la obligación de cuidarnos, desaparecieron gente”.

Recordó que en el caso de sus hijos desaparecieron el 29 de noviembre de 2011, y el 9 de enero de 2012 fue hallado el vehículo de su hija en posesión de una persona que fue detenida por la Policía Estatal.

“Obviamente con una llamada que nosotros hicimos, reportando que el vehículo de mi hija ahí estaba, lo intervienen en la avenida Ruiz Cortines y la 1 de Mayo, por Lucio Blanco. Detuvieron a una persona que lo iba conduciendo, un tal Sergio Isaac Moreno Méndez, él dijo laborar como taxista, que no sabía  que el carro era robado ni lo que estaba sucediendo. Él refiere que fue Policía Intermunicipal y que el carro se lo había dado el que había sido su comandante cuando él fue policía. En ese momento también llegaron los agentes de la Agencia Veracruzana de Investigaciones, los trasladan al cuartel de San José, yo sigo exigiendo la ubicación de la otra persona -el comandante- y la Policía tanto como la Fiscalía General del Estado me negaron domicilio y la existencia de ese comandante, un tal Carlos Filiberto. Nunca apareció, hasta los tres años que yo me dediqué a buscarlo en redes sociales y fui a su domicilio”.

El padre de familia relató que le mostró fotos a la entonces Oficial Secretaria para demostrar la existencia del individuo.

“Él se accidentó a los tres años, manejando un taxi, fue a dar al CEM, en ese momento yo le hablo a la titular de investigaciones ministeriales, Rosario Zamora, y le dije que no me lo podían seguir ocultando porque ahí estaba. A las doce de la noche me estaban confirmando que efectivamente era Carlos Filiberto, o sea que me lo ocultaron tres años, curiosamente a los ocho meses en la carpeta de investigación apareció todo el expediente del tal Carlos Filiberto. Entonces fue cuando me enteré que sí había sido policía intermunicipal y era concesionario”.

Sin embargo, dijo, “desafortunadamente cuando apareció Carlos Filiberto, a Sergio Isaac ya lo habían liberado; algo muy curioso también fue que el juez a las 72 horas lo liberó, cuando estaba denunciado por el robo del auto y se le hacía responsable por la persona que estaba desaparecida. Estuve exigiendo hasta que logro una orden de reaprehensión, cuando apareció Carlos Filiberto, pero para esto ya no apareció Sergio Isaac. Carlos Filiberto niega todos los cargos, dice conocer a Sergio Isaac y de qué carro hablan. Mi exigencia ha sido presentar a Sergio Isaac para poderlos carear, pero desafortunadamente lo que me ha dicho la autoridad es que lo sacaron tan sorpresivamente del penal para desaparecerlo, porque ya no lo encuentran; es decir, uno de los testigos está desaprecido, y Carlos Filiberto ahí anda como si nada porque él niega todos los cargos”.

DESAPARECIERON SÁBANAS DE LLAMADAS

Carlos Saldaña agregó que a la falta de investigación a las personas involucradas con el automóvil que era de su hija, se suma otra negligencia o “actitud extraña” de parte de las autoridades de la anterior administración. Se trata de la desaparición de las sábanas de llamadas de 14 personas que presuntamente fueron desaparecidas junto con sus hijos.

“Las sábanas de llamadas las desapareció la maestra Aurea Cortés, que tengo la prueba, se la enseñé tanto al ex Secretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Roberto Campa Cifrián, como al  ex Gobernador  Javier Duarte para enseñarle la corrupción que existía dentro de la Fiscalía, porque me desaparecieron la sábana de llamadas y tengo ese audio donde el Oficial Secretario me dice: sí, don Carlos, la tengo, se las acabo de entregar todas en original a la maestra Aurea, que me las pidió, refiriéndose a las 14 sábanas de llamadas que son de los 14 jóvenes desaparecidos, con los cuales al parecer desaparecieron mis hijos”.

Ante ello, el padre de familia exige a las actuales autoridades estatales, así como federales, investigación profunda para el caso y corrupción dentro de la anterior administración de la Fiscalía General del Estado, así como de la Secretaría de Seguridad Pública, pues refirió, los testigos relacionados con el carro de su hija, son ex policías.