Veracruz- 2018-03-1010:33:31- Laura Morales/ ogos Capítulo Veracruz, dijo que las metas de una buena alimentación no podrán alcanzarse si el organismo no entra en estado de relajación y minimiza la ansiedad.

Y es que el uso de los celulares ocasiona que el organismo se encuentre en alerta constante.

“A veces consideramos que el que seamos aprensivos, que podamos hacer más tareas en un día no nos va afectar en la salud. Pensamos que ya nos vamos acostumbrando al ritmo de estar 24 horas y al pendiente comunicados por medio de los teléfonos y tenemos acceso a información del trabajo e incluso la familia pero esto condiciona que el nivel de estrés aumenta notablemente”.

El estrés y la ansiedad pueden generar presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, diabetes, obesidad, depresión o ansiedad, problemas de la piel, entre otros.

Algunos síntomas son: mala memoria, falta de energía o concentración pérdida o aumento de peso, diarrea o estreñimiento, dolores de cabeza, cansancio, problemas para dormir o demasiado sueño, entre otros.

“Lo que sucede es que se aumenta el riesgo de que la presión arterial suba, empezamos a retener y acumular grasa en el abdomen y elevarse la glucosa y enfermedades crónico-degenerativas. Aquí la recomendación es tomarse un tiempo para hacer ejercicio y hacer una actividad diaria de relajación y liberación del estrés”.

Además de una buena alimentación se recomiendan técnicas de meditación ya que mejora  el estado de ánimo y ayuda a llevar un estilo de vida saludable.  

“Las técnicas de meditación y las corrientes similares han tenido mayor popularidad. Se necesita una alimentación saludable pero si tenemos tensión y estrés elevado no podemos llegar a nuestros objetivos alimentarios porque la glucosa y presión se descontrolan. Tenemos más ansiedad por comer y aunque pareciera que no tiene nada que ver sí es más complicado tomar decisiones saludables al momento de elegir los alimentos”.