Xalapa- 2018-03-0519:37:08- Jesús Ruiz/ Cinco penales de baja capacidad del Estado están sobrepoblados, de los cuales dos representan una situación preocupante para la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CEDH).

De acuerdo con el Informe Especial sobre los Centros de Reclusión de baja capacidad en la República Mexicana elaborado por dicho organismo, las cárceles de Misantla, Jalacingo, Tantoyuca, Pánuco y Chicontepec tienen dicho problema.

Además, la comisión advierte que está situación deriva en otros problemas propios de los espacios reducidos en los que viven los internos, pues en algunos casos el hacinamiento llega a más del 70 por ciento de lo que las cárceles pueden albergar.

En cuanto al penal de Pánuco, cuya infraestructura está ideada para 69 presos, en realidad hay 102, lo que significa un aumento del 48 por ciento por encima de su capacidad.

Esto se agrava con la cárcel de Chicontepec, ya que la Comisión detectó que de los 45 presos que debe tener, en realidad el espacio se comparte entre 80. Ello significa que la poca infraestructura de ese sitio está rebasada en un 78 por ciento de población, con 35 personas.

Así, para la CNDH los últimos dos casos representan un riesgo alto para todo el que habita el sitio y los que trabajan en él.

El informe detalla que existe una sobrepoblación de 49 centros en todo el país, hecho que deriva en problemas de hacinamiento que llega a niveles de sobrepoblación crítica, condición que supera su capacidad operativa y no permite garantizar el cumplimiento mínimo de las normas reguladoras de la vida en prisión, favoreciendo un ambiente inadecuado para la reinserción social.

Además, indica que la falta de clasificación de los presos, de entre sentenciados y procesados, redunda en la violación de diversos derechos humanos como una estancia digna o la reinserción social.

Igualmente de acuerdo con el informe de la CNDH para el caso de Misantla hay espacio para 234 reos, sin embargo hasta diciembre de 2017, había 286 personas presas.

Esto quiere decir que hay una sobrepoblación de 52 personas, lo que representa el 22 por ciento por encima de su capacidad.

Por su parte, el penal de Jalacingo tiene capacidad para albergar a 144 personas privadas de su libertad, sin embargo hay 48 personas más de las debidas, es decir, 192 en total, lo que representa un 33 por ciento por encima de su capacidad normal.

Finalmente el penal de Tantoyuca, que puede llegar a recluir a 110 personas, tiene a 139 presos en sus instalaciones; una sobrepoblación de 29 personas y 26 por ciento en números relativos.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO