Resulta muy difícil para el candidato del PRD en Morelos remontar la desventaja que lleva respecto de sus opositores en busca del gobierno de esa entidad; un gobierno encabezado por Cuauhtémoc Blanco o el candidato del PRI o el del PAN pondría en grave predicamento a Graco Ramírez, el gobernador perredista en funciones. Pero Graco no tiene que esperar al resultado electoral para empezar a preocuparse porque la Auditoría Superior de la Federación (ASF) le ha integrado pliegos de observaciones acumulados desde el 2012 hasta el 2016 por cuatro mil 420 millones de pesos que no ha podido solventar. Para empezar la ASF inició procedimientos para que el gobierno de Graco Ramírez reintegre a la Hacienda Pública Estatal y a la Federal 297 millones de pesos. Luego dicen que solo los priistas.