Del muro de Carlos A. Luna Escudero

Una buena para el Alcalde de Xalapa, ante la toma del palacio municipal por los pandilleros de un grupúsculo llamado Antorcha Campesina, con el claro propósito de chantajear a las autoridades municipales exigiéndoles obra pública exclusivamente para ellos, que fueron los consentidos del anterior alcalde.

Hipólito Rodriguez actuó con prudencia y madurez haciéndoles saber a estos nefastos mafiosos, que los recursos para obra pública son para todos los xalapeños y no solamente para estos pandilleros.

Ya se acabaron los tiempos donde el chantaje, los plantones y la coaccion, eran los instrumentos de presión para beneficio de los lideres de estos tipo de “organizaciones”.

¡Bien!