Xalapa- 2018-03-2714:10:55- Leticia Cruz/ La energía que se produce en hidroeléctricas de Veracruz, con el gas natural extraído con fracking y la Planta Nucleoeléctrica de Laguna Verde, y que provocan severo daño socio-ambiental, no es aprovechada por los habitantes del estado, sino por grandes consorcios industriales del norte del país, expuso Emilio Rodríguez, integrante de La Asamblea Veracruzana de Iniciativas y Defensa Ambiental (LAVIDA).

Detalló que el sureste mexicano, sobre todo Veracruz, Chiapas y Oaxaca, producen el 60 por ciento de la energía, pero consumen tan sólo el 20 por ciento de ésta, pues son los grandes industriales del norte de México los que se benefician de la mayor parte de la energía que se produce a costa de severos daños ambientales.

Refirió que lo que ha significado el proceso de instalación de Laguna Verde, para todo Veracruz y para el país, y para la gente de Actopan y Alto Lucero, sobre todo “ha sido un proceso de despojo y mentiras”.

La instalación de la planta nucleoeléctrica representa además, acentuó, perjuicios a la salud de la población y del medio ambiente.

Y es que recientemente se aprobó la ampliación con otros dos reactores, “y es una situación que va a prevalecer en el estado hasta que no miremos  de otra manera la política energética que hay en este planeta, y sobre todo en México”.

INCREMENTA PELIGRO

Al hablar específicamente de la planta nucleoeléctrica de Laguna Verde, Emilio Rodríguez, integrante de LAVIDA, expuso que hay mucho hermetismo en cuanto al manejo de la central nuclear, y son organizaciones civiles como “Madres Veracruzanas” quienes más han documentado el caso.

El tema Laguna Verde es muy delicado enfatizó, no sólo por el riesgo que representa la propia central nuclear, sino que se pretende explotar dos minas a cielo abierto, a escasos kilómetros de ésta, por lo que debido a las explosiones provocadas por las empresas mineras para demoler cerros y extraer oro, se potencia el peligro.

“A nosotros nos preocupa mucho la pretensión que dio la Secretaría de Economía al otorgar concesiones mineras en toda esa región a dos proyectos -La Paila, antes Caballo Blanco, y El Cobre- que hoy día están en ciernes y que pretenden hacer la explotación de los minerales a tan sólo 2 kilómetros de los reactores. Lo que nosotros sostenemos es que la operación de éstas minas, de llevarse a cabo, va a afectar de manera importante la operación de los reactores y de la central nuclear”.

Si los proyectos mineros a cargo de grandes empresas mineras canadienses, se concretan, “se va a modificar completamente la línea base que fue documentada por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Gobierno para construir Laguna Verde”.

El ambientalista hizo hincapié en que en tierras y aguas veracruzanas están puestos los ojos del gran industrial privado, incluso extranjero, para hacer un saqueo de los recursos naturales, esto a costa de la salud ambiental y de la población, así como de la seguridad para los habitantes y los ecosistemas.