Xalapa- 2018-03-0709:41:21- Jesús Ruiz

Julen Rementería del Puerto es uno de los pocos panistas veracruzanos que en algún momento se opuso a la invasión de la familia de Miguel Ángel Yunes Linares al PAN, sin embargo, tras conseguir beneficios para él y los suyos, su rebeldía se convirtió en complicidad.

Gracias a esto consiguió la candidatura a la Senaduría en el proceso electoral 2018 como primera fórmula dentro de la coalición “Por Veracruz al Frente” PAN-PRD-MC.

Además, su hijo Bingen Rementería Molina no solo se hizo diputado, sino que ahora aspira a reelegirse en el cargo como representante del Distrito XV.

Para conseguirlo, Julen tuvo que “disimular” su irreverencia y postura crítica, sobre todo en lo que se refiere a Yunes Linares y su partido, el PAN, misma que había dejado de manifiesto en reiteradas ocasiones en el pasado.

Así pasó de ser una de las figuras más incisivas en la política veracruzana, especialmente en el gobierno de Javier Duarte, a disciplinarse al interior del panismo y de la actual administración estatal.

Se convirtió en secretario de Infraestructura y Obras Públicas, de Yunes Linares, cargo que abandonó para intentar llegar a la Cámara Alta, guardándose sus cuestionamientos incendiarios en su paso como servidor público ante su inminente postulación.

 

 

Rival de los Yunes

De acuerdo con una entrevista publicada en un medio local y citada por el columnista Arturo Reyes Isidoro, en 2012, Pamela Molina, esposa de Julen Rementería del Puerto, le cuestionó a su marido por qué siempre tenía que ser “el bueno”.

Esto luego de perder la primera fórmula rumbo al Senado. El hecho generó “fricciones” en su matrimonio.

“Ya me cansé de que siempre seas el bueno, ya me cansé de que siempre me digan que eres un magnífico hombre, porque luego hay veces que no nos toca la justicia a los buenos y ganan los que no son tan buenos”.

Así, hace seis años “El Vasco” se enfrascó en una disputa legal en contra de Fernando Yunes Márquez, quien a la fecha funge como presidente municipal del puerto de Veracruz.

En 2012, el hijo del actual mandatario de la entidad fue favorecido por el Comité Directivo Nacional del PAN y lo impuso en la primera fórmula rumbo al Senado, puesto que alcanzó y que no concluyó por postularse a la alcaldía en 2017.

Pese a que merecía la primera fórmula y se comprobaron irregularidades en la designación de Yunes Márquez, tras impugnar la resolución, Rementería del Puerto compitió y perdió en la segunda posición, al triunfar José Yunes y Héctor Yunes, los candidatos del PRI al Senado.

En 2012, Rementería del Puerto ya había sido regidor, diputado local entre 2001 y 2003 y presidente municipal de Veracruz, de 2005 a 2007.

También fue coordinador general de Planeación y Centros de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, de 2008 a 2011, pero la imposición de Fernando pausó su trayectoria política e incluso derivó en los conflictos personales señalados.

 

 

Batalla en tribunales

Indignado por su segundo puesto, Rementería del Puerto recurrió ante la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y sustentó “ser un mejor candidato” que Fernando Yunes Márquez.

Entonces criticó las “preferencias” del entonces líder nacional panista, Gustavo Madero, dejando entrever que con Yunes Márquez “disminuiría la competitividad del PAN en Veracruz”.

 

Otro aspirantes a la Cámara Alta en ese momento, Alejandro Vázquez Cuevas, también demostró irregularidades en el proceso interno de selección, consiguiendo la nulidad de la votación en las que Fernando y Julen habían salido airosos.

Sin embargo, tras ese fallo, el Comité Ejecutivo Nacional de Madero designó de manera directa a los candidatos, nombrando otra vez a Yunes Márquez para la primera fórmula y a Gloria Olivares Pérez para la segunda, quien renunció a este llamado regresándolo a Rementería del Puerto.

 

Vázquez Cuevas promovió otro juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano ante la Sala Regional, que en abril de 2012 revocó la nueva decisión panista, así como los registros otorgados por el entones Instituto Federal Electoral (IFE) a Fernando y Julen.

 

Para el 9 de abril de 2012, el Comité Ejecutivo Nacional del PAN nuevamente designó a Fernando y a Julen para ocupar sus anteriores candidaturas, lo que lo llevó a promover otro juicio a finales de mes ante el Tribunal, afirmando tener mayores derechos para ocupar la primera fórmula, lo que terminó consiguiendo.

 

“Por fortuna viene la decisión y la revaloración. Ahora seguiremos trabajando desde el lugar que me corresponde”, comentó al respecto Rementería del Puerto en 2012.

-¿No hay una intromisión del Tribunal como lo señaló el presidente de su partido, Gustavo Madero?

-No, por supuesto que no, solamente es una intervención en el orden de las fórmulas. No exigimos más, pero tampoco queremos menos y demostré tener una mejor trayectoria que Fernando.

-¿Por qué la intromisión del Comité Nacional?

-A ellos evidentemente no les debe de haber gustado la resolución. Pero en los Tribunales, las decisiones se toman conforme a Derecho, conforme a las pruebas que ahí se tienen, y bueno,  si nos gustan o no, ya es otro tema.

Si hubiese sido contraria la decisión del Tribunal, no tendría ningún derecho para descalificarlo.

-¿Se convirtió en algo personal esta disputa entre usted y Yunes?

-Para nada. Lo dije y lo reitero, es un asunto en donde conforme a derecho teníamos la posibilidad de acudir y lo hicimos.

No obstante, ante la impugnación de Julen, tanto el Comité Nacional del PAN, como Yunes Márquez, solicitaron que la Sala Superior del TEPJF atrajera el asunto para resolverlo.

Dicha sala se negó y ordenó la devolución del expediente a  la Sala Regional en Xalapa, precedida por la entonces magistrada, Judith Yolanda Muñoz Tagle.

Fueron 6 de 7 razones exigidas por el PAN, pero no sustentadas por Yunes Márquez, en las que se basó el órgano para poner a Rementería del Puerto en la primera fórmula.

El asunto llegó finalmente hasta la Sala Superior, en plenas campañas electorales, que determinó reinstalar a Fernando Yunes Márquez como candidato de la primera fórmula al Senado, acusando que la Sala Regional Xalapa incumplió con el artículo 41 constitucional.

 

 

 

De adversario a aliado

En 2013, Julen fue favorecido con una diputación plurinominal y en la lista solo se ubicó detrás de María del Carmen Pontón Villa y Domingo Bahena Corbalá.

La tercera posición para la diputación local por representación proporcional lo puso por encima de Miguel Ángel Yunes Linares y Omar Enrique Guzmán Avilés, quienes no consiguieron el escaño.

Sin embargo, más tarde, Yunes Linares recibiría una diputación federal plurinominal y de ahí buscaría la gubernatura, siendo la última postulación que le cuestionó Rementería del Puerto.

Ya como legislador local, aseveró que la repartición de las diputaciones plurinominales en 2013 por parte del CEN fue un “pago de cuotas” a los grupos que apoyaron en su momento al entonces dirigente nacional, Gustavo Madero, en su reelección.

“Yo creo que así fue, y no nada más en el caso de la Plurinominal dada a Yunes, a nivel general, tú ves las listas y te das cuenta que corresponde a una devolución de aquellos famosos favores que se tuvieron en la campaña de elección de la dirigencia nacional”.

Dentro del Congreso del Estado, Rementería del Puerto se convertiría en uno de los principales críticos del gobierno de Javier Duarte, al formar parte de las comisiones de Hacienda del Estado, de Protección Civil e integrar la Comisión de Vigilancia.

Conocedor del manejo de los recursos públicos, evidenció los excesos cometidos en el sexenio anterior y criticó proyectos como el de la reestructuración de la deuda de Duarte de Ochoa, así como la basificación de más de 7 mil burócratas.

 

Son recordadas sus participaciones en tribuna y su discurso crítico en ese lapso, pero tuvo que aliarse a Yunes Linares cuando obtuvo la candidatura a la gubernatura y venció a Héctor Yunes Landa.

Parte de su recompensa tras concretarse la alternancia política, fue ocupar la SIOP durante el primer año del gobierno de coalición PAN-PRD, y su hijo Bingen Rementería Molina, se convirtió en diputado local.

 

De esta manera buscará llegar al Senado, ahora sí en primera fórmula, junto con la perredista Jazmín de los Ángeles Copete Zapot, en segunda fórmula.

Por su parte, Rementería Molina ahora busca repetir en el cargo de diputado local, siempre asesorado por Marco Antonio Núñez López, amigo de su padre, al interior del Congreso del Estado,

Julen tuvo que “disimular” su irreverencia y postura crítica hacia el Gobernador.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO