Aunque el alcalde xalapeño se resiste a cambiar de opinión respecto al lugar donde se capacitará a quienes servirán como policías en la capital del estado, finalmente tendrá que desechar la peregrina idea de mandarlos a Puebla, debido a su alto costo y a que en Xalapa existe una Academia creada para ese propósito y ofrece el servicio a un costo mucho menor. Salvo que Hipólito Rodríguez quiera echarse un problema encima por autorizar un gasto tan elevado tendrá que decidirse por la mejor opción, y librarse de las voces que lo empinan a friccionarse con el gobierno del estado porque los xalapeños esperamos acciones de gobierno, no estériles confrontaciones políticas.