Ahora que los alcaldes entrantes dedican sus afanes a sacar trapitos al sol de quienes los antecedieron en el cargo, la población veracruzana se entera de los inefables sueldos de quienes dicen “servir” al pueblo. De Xalapa ya se sabía de los estratosféricos salarios de los regidores durante la pasada administración, obviamente ninguno los merecía. Pero ahora nos enteramos que el alcalde de un municipio como Cabada percibe 90 mil pesos de sueldo, lo risible e irritante es que Arturo Herviz Reyes, la considera “optima”, cuando el salario del gobernador Yunes Linares es de 74 mil 938 pesos. Va más allá Hervis cuando señala que “no es necesario saquear al pueblo”, lo cual significa que para él recibir de sueldo esa cantidad en un municipio tan pobre como Cabada no constituye ninguna afrenta social, mucho menos “un saqueo”.