No falta quien se desgarra las vestiduras alegando la desigualdad de participación entre hombres y mujeres en cargos de elección popular en México, ignoran o desatienden el paulatino avance en ese campo. Llegaron al Congreso en la Cámara de diputados desde la primera mitad del siglo XX, y en la de senadores en 1964, con María Lavalle Urbina y Alicia Arellano Tapia (madre de la actual gobernadora de Sonora). Aunque ha sido larga la lucha de la mujer sin duda se han conseguido logros, en 1979 se registra la primera gobernadora en Colima, Griselda Álvarez. Como ya hicieron lo más difícil que es abrir la concha del ostión, más pronto de lo que imaginamos conseguirán dar la voltereta, y entonces los varones verán lo que es amar a Dios en tierra ajena.