Es sorprendente la diferencia del financiamiento que se entrega a los partidos políticos con el recurso destinado para los candidatos sin partido a la Presidencia de la República; mientras a los partidos políticos en su conjunto se destinan 4 mil 200 millones de pesos a cada candidato sin partido le corresponden 7 millones de pesos. Si bien la referida suma se reparte entre los nueve partidos en la proporción establecida por la ley y a su vez sus candidatos a diferentes cargos de elección reciben lo estipulado, aun así la cantidad para los “independientes” es verdaderamente pírrica. Doña Margarita Zavala ya declaró que se abstiene de recibir dinero público para su campaña, y a cambio recolectará apoyo económico entre sus simpatizantes; ya lo hizo en Tijuana y proseguirá en Nuevo León y Jalisco. Es obvio que la cuchara utilizada para los partidos es asimétricamente más grande que la usada para los osados independientes.