Desde el Café
Bernardo Gutiérrez Parra
29 de marzo de 2018

Paralelamente a su trabajo como Gobernador, Miguel Ángel Yunes Linares ha emprendido una campaña de apoyo a su hijo del mismo nombre que es candidato a sucederlo en el cargo. Y en las últimas semanas ha intensificado esa campaña.

Este martes por ejemplo, dio a conocer que el Foro Boca fue galardonado con el premio Oda 2018 por la revista especializada Artdaily como la obra arquitectónica de este año, por encima de mil obras realizadas en América y España.

(Caray, qué bonito).

Para dar a conocer tamaño galardón, el Gobernador citó a una conferencia de prensa en el propio Foro donde leyó partes sustantivas de lo que dice la revista; entre otras cosas, el reconocimiento que le hace a su hijo Miguel Ángel Yunes Márquez “quien concibió y llevó adelante el proyecto”.

Como segunda noticia de impacto anunció que a partir de este miércoles se rebajan las multas de Tránsito en un 50 por ciento, lo que es un excelente aliviane para la economía de los automovilistas. Aunque eso es lo de menos, aquí lo que le importa es que cada automovilista beneficiado se puede convertir en un voto para su vástago.

Desde mediados de enero, el Gobernador ha multiplicado sus visitas a diferentes municipios de la entidad donde ya inaugura una clínica por aquí, una escuela por allá, una carretera acullá y un mercado más allá.

Cuidadoso de las formas, se da su tiempo para agradecer el respaldo del gobierno federal, aunque el agradecimiento siempre lo ha dejado a medias.

Y es que la gran mayoría de los apoyos para esas clínicas, escuelas, carreteras y mercados, los ha gestionado el senador José Yunes Zorrilla, sin duda, el legislador federal que más apoyos ha brindado a Veracruz en su historia.

Como bien lo dice el propio Yunes Linares, recibió un estado quebrado a consecuencia del atraco que cometieron Javier Duarte y su pandilla. Y no miente cuando asegura que su gobierno no tenía ni un clavo para invertir en obras de infraestructura.

El problema es que se guarda de decir que Veracruz seguiría igual o peor de fregado, de no ser por los recursos en miles de millones de pesos que bajó el senador Pepe Yunes Zorrilla.

La gran mayoría de carreteras, clínicas, escuelas, mercados, caminos rurales y puentes que han sido entregados por el gobierno estatal a los veracruzanos, tienen detrás la gestión de Pepe Yunes y eso nadie lo puede soslayar.

Decir lo contrario es una gran falacia. Y guardar ominoso silencio y no reconocer la labor del legislador peroteño es una enorme ingratitud.

Ingratitud que es comprensible en el Gobernador, que en lo que arrancan las campañas, está haciendo reverencia con sombrero ajeno, aunque ese sombrero pertenezca al rival de su hijo en la lucha por la gubernatura.

Es casi seguro que los asesores de Yunes Zorrilla estén preparando una estrategia para dar a conocer, no sólo a los votantes sino a todos los veracruzanos, quién es el que está detrás de cada obra que entrega Yunes Linares como propia de su gobierno.

Quizá entonces le recuerden al Gobernador que el 7 de diciembre del año anterior dijo de Pepe: “El senador José Yunes Zorrilla ha sido un buen legislador en la doble función, ha sido un buen legislador en el Senado como presidente de la Junta de la Comisión de Hacienda y ha sido un buen legislador también en la parte de gestión”.

A ver si no lo niega.

bernardogup@nullhotmail.com