México- 2018-03-2209:44:02- Agencias

Eduardo Cota lucha en la guerra contra el reloj a la que se enfrenta México. El director de Conservación y Restauración Ecológica de Pronatura, una organización que protege los ecosistemas del país, cree que la nación norteamericana ha estado muy cerca de vivir la tragedia que ha marcado Sudáfrica por la falta de agua potable. El país africano ha tenido que limitar el uso de 50 litros por persona al día por la falta de líquido. “Nos han salvado las lluvias oportunas”, apunta. Entre 97 y 101 de los acuíferos nacionales padecen estrés hídrico y son víctimas de la sobreexplotación de sus recursos. Si no se revierten las causas de su deterioro, estarían condenados a secarse por completo. Cota está convencido de que México está a tiempo de dar la importancia que se merece al tratamiento de aguas residuales y a la protección de los suelos.

 

Pregunta. Cientos de mantos y reservas acuíferas en el país están contaminados. ¿Qué detonó esta catástrofe ambiental?

Respuesta. Uno de los principales causantes es el manejo descontrolado de agroquímicos de pesticidas, herbicidas, o fertilizantes que al final fragmentan cauces de ríos y también al subsuelo. Es un tema olvidado en la agenda nacional. Otro factor que es importantísimo es el exceso de aguas residuales. En México cada cuatro segundos se genera alrededor de un millón de litros de agua residual, entre agua de drenaje, aguas grises y jabonosas. Aquí participamos toda la sociedad. Esto se vuelve crítico porque hay poca capacidad para tratarlas. Se calcula que únicamente entre el 20% y 30% del agua se trata a nivel nacional.

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO