La súper Dirección de Educación, Cultura y Deporte del Ayuntamiento de Xalapa no ha presentado, a más de 60 días de haber tomado posesión, una agenda que indique cuáles van a ser las actividades municipales en esas importantes áreas. El asunto no es novedoso, dado que se puso al frente de esa dependencia a una persona improvisada y a la que no le interesan más que sus ambiciones políticas, ser diputado e incluso alcalde. Ahora el asunto empeora al darse a conocer que el titular, un oscuro personaje llamado Alejandro Moreno Hernández, giró instrucciones para que se diera una extraña maniobra en el interior del área que dirige, cual es reportar para efectos de declaración patrimonial, un 30% menos de los sueldos realmente devengados por algunos colaboradores suyos. Esto arroja a Moreno, pero sobre todo a su jefe, Pedro Hipólito Rodríguez Herrero, un velo de sospecha. ¿Por qué falsear información en un tema tan delicado como los dineros? ¿En qué otros rubros se estará procediendo de manera similar? Acaso Moreno no se da cuenta de que su conducta debida a alguna deformación en la moral pública, lanza un dardo envenenado contra Andrés Manuel López Obrador, quien se encuentra en campaña contra los corruptos, pero ignora que los tiene metidos hasta la cocina.