Producto de la corrupción, comprado, construido y nutrido con el dinero de los veracruzanos, el nuevo rancho incautado se suma a los terrenitos que se agenciaron los duartistas. Primero fueron los de JDO: “El Faunito” en Amatlan de los Reyes y “Las Mesas” en Valle de Bravo; luego el “Hípico de Briones” ya hora “La Cartuja”.

En “La Cartuja encontraron armas, cartuchos útiles, diversos envoltorios con marihuana; además se encontró todo un zoológico de animales exóticos: 10 equinos, 8 llamas, 4 perros, 2 gatos, 20 gansos y 3 pavorreales.

Es insultante toda la pus que brota de la administración de Javier Duarte y, para colmo, tenemos que soportar a Miguel Ángel Yunes Linares, que se levanta el cuello como si no fuera su responsabilidad recuperar lo robado por los sátrapas de la administración pasada, sin que eso signifique que su trabajo esté dando resultados.

No debe olvidar el señor Gobernador que Veracruz sigue siendo el estado más peligroso para los periodistas y uno de los focos rojos del secuestro, la extorsión y la desaparición forzada.