Perfilando

Por Iván Calderón

  Vaya reto que el candidato por la alianza “Por un Veracruz mejor” José Francisco Yunes Zorrilla le lanzó al Órgano Electoral Local de Veracruz, de garantizar un proceso electivo limpio y transparente.

  Con piso parejo para todos, pues.

  Pepe Yunes, luego de asegurar que confía plenamente en las autoridades electorales, fue muy enérgico en puntualizar que su confianza radica en el entendido de que el OPLE, no permitirá ninguna regresión antidemocrática ligada a la coacción del voto, al uso indebido de los activos institucionales en favor de algún partido, ni a la utilización de los recursos públicos.

  Con lo anterior, el candidato del PRI-Verde se encuentra instando la caución más mínima que se puede pedir en este complicado proceso, donde indudablemente tanto Alejandro Bonilla como todos los Consejeros Electorales, para nada se tienen que hacer de la “vista gorda”, ante las presuntas irregularidades que cometa cualquier particular, algún instituto político, el Gobierno del Estado de Veracruz o la misma Federación, en favor de uno u otro candidato a Gobernador.

  Al final de cuentas, esa es su función.

  La neta.

  Y es que además de combatir el fantasma del abstencionismo, de reducir los índices de los votos nulos, de avalar procesos electorales pacíficos apegados a la legalidad, y de un largo etcétera, el OPLE Veracruz, tiene cómo su reto más grande, el de consolidar la credibilidad de su institución, encontrándose obligado en legitimar cada una de sus acciones, apegados a derecho. Y sin permitir, que sea quien sea, metan las manos en este organismo, el cual tiene como responsabilidad organizar un proceso histórico, donde solamente los ciudadanos deberán de tener la última palabra.

  Este órgano colegiado, de ninguna manera debería de desestimar el discurso de Pepe Yunes Zorrilla, quién mucho antes de dirigirse a la militancia del Revolucionario Institucional y del Partido Verde Ecologista de México luego de su registro oficial, prácticamente demandó al Órgano Electoral que se conduzcan bajo sus principios rectores como legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad, y no a través de cualquier otro mandato o instrucción, que ponga en riesgo la legitimidad de una elección.

  Pero bueno, ya veremos si el OPLE se ladea para un lado, o no.

  Habrá que estar atentos.

@IvanKalderon

ivancalderonflores@nulloutlook.com