Ignorando las protestas de aliados extranjeros, fabricantes estadounidenses, legisladores republicanos y otros asesores presidenciales de que podría provocar una guerra comercial perjudicial, el presidente Trump está decidido a imponer aranceles punitivos al acero y el aluminio importados.

“Tenemos enormes déficits comerciales con México y Canadá. El TLCAN, que está siendo renegociado ahora, ha sido un mal acuerdo para Estados Unidos. Masiva reubicación de compañías y empleos. Aranceles al acero y el aluminio sólo podrían evitarse si se firma un nuevo y justo TLCAN”, escribió el mandatario estadounidense como ya es costumbre en Twitter.

“Además, Canadá debe tratar a nuevos agricultores mucho mejor. Es altamente restrictivo. México debe hacer mucho más para detener el ingreso de drogas a Estados Unidos. Ellos no han hecho lo que se necesita hacer. Millones de personas son adictas y están muriendo”, añadió.

 Al respecto, tanto el secretario de Comercio de Trump, Wilbur Ross, como el asesor comercial de la Casa Blanca, Peter Navarrodijeron que esperan que el presidente dé seguimiento rápido a su sorpresivo anuncio el jueves de que invocaría una disposición legal para imponer por sí solo aranceles de 25% sobre el acero importado y del 10% sobre el aluminio.

La cámara de acero de México dijo que si EU impone aranceles al acero nacional, el Gobierno mexicano debería responder con medidas recíprocas e inmediata
 Trump en el pasado ha calificado al TLCAN como un “desastre” para los empleos en Estados Unidos. Ayer, el presidente del Comité de Medios y Procedimientos de la Cámara de Representantes, Kevin Brady, se pronunció por que México y Canadá sean exceptuados de cualquier eventual imposición de aranceles al acero y al aluminio. Sin embargo, uno de los asesores del presidente Donald Trump en materia comercial, Peter Navarro, indicó que no habrá “exclusiones de país”.
“Tan pronto como se exenta a un país, entonces se tiene que exentar a otros”, dijo Navarro en el programa “Estado de la Unión” de la cadena CNN. Tanto Canadá como la Unión Europea indicaron que podrían imponer medidas de represalia y otros países estudian acciones similares.
Tanto Canadá como la Unión Europea indicaron que podrían imponer medidas de represalia y otros países estudian acciones similares.
Por su parte, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, se reunió a su vez la semana pasada con su contraparte el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, para discutir las acciones que Estados Unidos tomará tras las investigaciones sobre el impacto en la seguridad nacional de las importaciones de acero y aluminio.