José Antonio Meade aprovechó la celebración del 89 aniversario de la fundación del PNR para declararse en contra de la inseguridad y la violencia, la corrupción y la impunidad, fenómenos sociales que estremecen a todo México y planteó cuatro compromisos fincados en el irrestricto respeto a la Ley, trabajar para la salud Familiar, hacer del PRI una organización con vocación Ciudadana y un Gobierno “a la medida de cada quien” (lo que esto signifique). Aunque fue un acto político multitudinario, con poca retórica, porque la competencia electoral está bastante reñida, no es fácil para un partido de la trayectoria priista estar acomodado en la tercera posición a diferencia de los años hegemónicos cuando todo era color de rosa.