Columna “Política al Día”
Por Atticuss Licona

En San Antonio Limón, municipio de Perote, Veracruz, con el majestuoso Cofre de Perote enmarcando la postal y el clásico clima peroteño, el Presidente de la República Enrique Peña Nieto inauguró el Almacén Granelero de DICONSA, el cuarto en su tipo que inaugura en la presente administración.

El primero se inauguró en el 2014 en San Cristóbal de las Casas, el segundo en Atlacomulco en el 2015, el tercero en Hidalgo en el 2016 y el inaugurado hoy en Totalco, el más grande del país, con una capacidad para 40 mil toneladas estáticas de alimentos y 80 mil toneladas dinámicas, además de 2 bodegas con capacidad de 2,500 toneladas cada una.

Lo destacado y rescatable se dio en el plano político con los raspones a los presidenciables.

Ni el discurso del gobernador Miguel Ángel Yunes Linares ni el del Presidente Enrique Peña Nieto, dejaron gran cosa a la imaginación. Ambos, esgrimieron palabras sin lasitud, expresiones vivas llenas de una profunda connotación política. Yunes Linares habló sin discreción alguna del tema político-electoral, mientras que Peña Nieto con toda la ponderación de sus palabras matizó su participación con el toque institucional.

Si se pensaba que Yunes Linares no iba a hacer alusión al tema de Ricardo Anaya, no fue necesario que lo llamara por su nombre para que los que saben escuchar, escucharan.

Yunes Linares no tardó en soltar el primer escopetazo cuando en su discurso mencionó “Y permítanme hacer una reflexión haciendo uso de mis libertades”, lo que fue el preludio del aluvión que bajaría por el polvoso suelo peroteño y que fue el equivalente al famoso “con todo respeto pero ahí le voy”.

Yunes Linares destacó que el pueblo de Veracruz “no votará… contra quien presente más denuncias periodísticas contra otro de los contendientes, tratando de hacerlo parecer como el hombre más rico de México”, englobando allí a los candidatos presidenciales Meade y Anaya. Pero le faltaba “ya saben quién”, por lo que las siguientes reflexiones de Yunes hicieron que los miembros del presidium se arrebujaran entre la incomodidad y la satisfacción. Miguel Ángel agregó que el pueblo de Veracruz “Mucho menos votará por quien se asume como domador insustituible y amenaza soltar a los tigres si no gana la elección y encerrarse en uno de sus ranchos; tiene varios, para ver como los tigres destrozan al país”, para rematar lapidariamente “Tampoco votarán los veracruzanos por quien ofrece el perdón de los delitos, como si los delitos fueran pecados y no agravios contra las personas y la sociedad. Hasta donde sabemos, sólo Dios puede perdonar, y Dios no ha obtenido su registro en el INE como candidato a la Presidencia de la República”.

Con esa primera participación se vislumbraba un encarrilamiento de los ánimos y un recrudecimiento de la tempestad. El aire frío que bajaba por la Peña de Perote y que comenzaba a calar los huesos se había convertido para ese momento en abrasadoras llamaradas que ruborizaban al Presidente.

Sin embargo, Peña Nieto con gran oficio político le echó hielo al ambiente y se enfocó en las bondades de Diconsa, que se ha consolidado como la red alimentaria más grande de Latinoamérica con cerca de 27 mil tiendas comunitarias y 30 almacenes centrales.

Con un dominio pleno del micrófono adelantó que atendería el tema electoral pero más adelante, para que nadie se perdiera en las palabras oficiales y se prestaran a escuchar la reflexión del primer mandatario.

Peña Nieto destacó que el almacén granelero de Totalco pertenece a la red de almacenes que contribuye a la reserva estratégica alimentaria que impacta a los estados de Tabasco, Puebla, Oaxaca, Tlaxcala y obviamente Veracruz.

El maíz y el frijol nunca pueden ni deben faltar en los hogares de los mexicanos y garantizar el abasto y controlar el precio de esos granos, son la piedra angular de la economía mexicana. Por lo tanto, aunque la inversión en la granelera no es de relevancia por el monto, sí lo es por su importancia y estrategia, así como por el esfuerzo para ampliar la red de apoyo a los que menos tienen.

Peña Nieto destacó los logros de su administración y que de acuerdo a los datos duros del CONEVAL, 2.8 millones de mexicanos han superado la carencia alimentaria, y 2.2 millones de personas han salido de la pobreza extrema. Los indicadores están en los mínimos históricos de acuerdo a las cifras oficiales.

Finalmente, lo que todos estaban esperando a guisa de derecho de réplica. Peña Nieto se refirió al tema electoral destacando primero que su gobierno ha sido abierto, plural, y que no ha intervenido ni intervendrá en el proceso electoral. Eso sí, dijo que confía en que la sociedad no se dejará influenciar por las fake news, las verdades a medias o las mentiras completas, que algunas veces se deslizan en medios de comunicación o redes sociales.

Fue enfático, eso sí, en destacar algo que ancló a Yunes Linares a su asiento, pues si pensaba que no iba a recibir contestación del Presidente calculó mal. Peña Nieto, sacó guante de seda y soltó a bocajarro que todos los políticos siempre están sujetos al escrutinio y que saben que serán analizado cuando ingresan a la política, lo que entre broma y broma fue un raspón a Ricardo Anaya, pues dijo que a los políticos se les revisa todo, a dónde fueron, con quién conviven, las novias que han tenido, hasta a quiénes han abandonado, pues esa es la figura del político que tarde o temprano se muestra transparente al electorado en una vitrina de cristal. Sólo conociendo la historia de cada uno, es como se puede ubicar a los políticos, remató.

Así discurrió el evento en Perote, tierra coincidentemente de Pepe Yunes, donde el frío peroteño no se sintió en las risas, abrazos y mensajes de elogios mutuos, pero sí en las indirectas bien directas que ambos se soltaron. Son políticos y saben que en esto nada es personal, todo son negocios. Así estuvieron hoy Yunes Linares y Peña Nieto, entre raspones a los presidenciales, donde Yunes Linares defendió a Anaya Cortés, y Peña le raspó la carrocería.

@atticuss1910

atticusslicona@nullgmail.com