Ricardo Ahued ha venido participando en política con la camiseta de “sociedad civil” muy bien puesta, hasta dónde resistirá la cercanía de políticos y del poder está por verse porque, como dice el sabio refrán, “quien con lobos convive a aullar aprende”. Viene al caso porque declaró que se muestra en contra de “echarle la pelota de la seguridad pública a los municipios ´es gravísimo´: “Los municipios van a jugar kínder contra secundaria porque no tienen la capacidad económica para preparar a su policía por lo que creo que fue un error gravísimo el aventarle ese paquete”. Ahued ha sido legislador en dos ocasiones, por ende sabe que el artículo 21 constitucional otorga a la seguridad pública categoría de función de estado, es decir, corresponde a los tres niveles de gobierno enfrentar la inseguridad pública. Para esa misión hay gasto público que la federación remite a los municipios y los alcaldes tienen que asumir su obligación de atender la seguridad de sus gobernados, obviamente coordinados con el gobierno estatal y el federal. Dinero para capacitar policías ha habido siempre, que se lo hayan robado es diferente, pero sin duda los municipios deben participar en la lucha contra la delincuencia.