El Sector Salud veracruzano resultó uno de los más dañados por la incuria y la corrupción imperante durante los doce años del fidelato y del duartismo, allí acude en busca de servicios de salud la población carente de seguridad social, por cierto la de menor capacidad económica, lamentablemente no recibe la atención de calidad que merecen porque es patético el estado en que se encuentra la infraestructura hospitalaria y los equipos médicos funcionando en malas condiciones por falta de mantenimiento. Excepto el Centro de Especialidades de Xalapa, el Hospital Regional de Veracruz y ahora el recién inaugurado Hospital Infantil los demás existentes en la entidad trabajan en penuria. El actual gobierno ha rescatado Xalapa y el Regional de Veracruz, y ojala prosiga con el de Tuxpan, Coatzacoalcos, Minatitlán, San Andrés Tuxtla, Pánuco, Perote, de entre los 59 hospitales y más de 800 centros de salud que integran sector tan importante.